¿Existe el trabajo “a destajo”?

| 29 de enero de 2016

En muchas ocasiones, a lo largo de nuestra vida, utilizamos la expresión “trabajo a destajo“. Para todos aquellos que emplean más horas de las que tienen estipuladas en su trabajo, o que pasan unas jornadas más duras, se atribuyen este tipo de trabajo. Pero lo que muchos no saben, es que este tipo de salario y de empleo, existen en la realidad, y aunque en España no sea muy común en algunos sectores, en otros sí lo es, y también fuera de nuestras fronteras.

el trabajo a destajo

El trabajo a destajo, realizado por empleados que se conocen como “destajistas” es una modalidad de contrato de trabajo la cual a veces se denomina contrato por obra o por labor.

Mediante este tipo de contrato, la relación del salario y la producción realizada es directamente proporcional. Asimismo, se busca una calidad superior del producto final, debido a que de ello dependerá el pago. Es decir, que el salario que cobran los empleados, depende directamente de la producción y de las unidades obtenidas.  Normalmente, para evitar inconvenientes, se fijan penalizaciones por defectos en la calidad.

¿Hay un contrato de trabajo “a destajo”?

Por otra parte, el contrato de trabajo a destajo pacta una remuneración en base a la cantidad de unidades que el trabajador realice en una jornada determinada. De esta manera, se pacta pagar un determinado valor por cada unidad producida, lo cual hace pensar que mejora la productividad del trabajador, y además la empresa minoriza los costes laborales, pagando efectivamente lo producido y no los tiempos muertos.

Esta teoría pensaba que si al trabajador se le incentivaba pagándole por cada unidad de producción y no por su tiempo, podría alimentar un círculo virtuoso en el cual, el empleado trabaje con mayor ánimo y produzca cada vez más, evitando pagar a aquellos que “sean vagos” o tengan mucho tiempo ocioso.

Este tipo de trabajo, es la forma de trabajo más antigua. Pero hay que tener en cuenta, a la hora de establecer el precio por unidad producida, el esfuerzo en obtenerla, así como el tiempo que se dedica a ello.

Cabe aclarar que, el valor que se paga por cada unidad producida debe recaer dentro del contexto económico actual, ya que debe contemplar el esfuerzo estándar requerido para su realización. No se busca pagar menos, sino lo justo. Este tipo de contrato, es habitual en empleos relacionados con el sector primario, en los que la producción y la obtención de materias primas es fundamental para obtener las ganancias. Además en este tipo de empleos, influyen mucho factores externos como la climatología, entre otras cosas.

¿Cuál es la legislación en España?

Dentro de la legislación española, el IV Convenio Colectivo General de la Construcción en España, en su artículo 29, define el trabajo a destajo de la siguiente forma:

  • El trabajo a tarea consiste en la realización, por jornada, de una determinada cantidad de obra o trabajo. Si el trabajador termina la tarea antes de concluir la jornada, la empresa podrá ofrecerle, y éste aceptar o no, entre continuar prestando sus servicios hasta la terminación de la jornada, o concluir la misma.
  • En los trabajos a destajo, y a efectos de su retribución, sólo se atiende a la cantidad y calidad del trabajo realizado, pagándose por unidades determinadas, independientemente del tiempo invertido en su realización (…).
  • (…) podrán establecerse primas a la productividad o incentivos, de tal forma que a los mayores rendimientos correspondan unos ingresos mayores respecto a los normales (…).

materias primas

¿Hasta qué punto es bueno este tipo de trabajo? ¿Qué ventajas y qué inconvenientes tiene?

La ventaja más obvia en este trabajo a destajo, es la productividad. Cuando el salario depende de lo que hacemos , somos más productivos, y seguramente la producción será mayor. Cuando un trabajador sabe que obtendrá un mayor salario si trabaja más, lo hará. Pues puede llegar a ganar una cantidad mayor. En cambio en una empresa, cuando el sueldo va a ser siempre el mismo, el grado de esfuerzo y dedicación es mucho menos.

Por otro lado, entre los inconvenientes del trabajo a destajo, podemos encontrar que las propias empresas, bajen el precio de salario por unidad producida, ya que se han dado cuenta que sus empleados rinden más, y que pueden llegar a producir un mayor volumen. Además, también hay que tener en cuenta que no todos los trabajadores lo hacen igual, por lo que no todos necesitan el mismo tiempo. En esos casos, se llegará a una “discriminación” o indiferencia en función del trabajo y del esfuerzo, ya que se paga por unidad producida, y no por el esfuerzo de llegar a ella.

Es necesario mencionar que, el trabajo a destajo puede llevar a caer en lo que se conoce como estrés y otras enfermedades psicológicas debido a la eterna lucha de que siempre se va a querer ganar más y se va a sobreexigir el trabajador mismo a realizar tareas sin cesar.

Quizás te interesa:

Tags:

Categoría: Economía, Empresas

Comentarioss (1)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. geraldine dice:

    estuvo muy bueno grax por todo me sirvio bastante