Publicidad

Registros de morosidad: fácil entrar, difícil salir

Los registros de morosidad se han convertido en un problema para muchas personas que afecta de manera directa a las finanzas personales.

morosidad, morosos, ficheros de morosidad,

Razones para entrar en un registro de morosidad 

Ante todo, la razón principal para estar en un registro de morosidad es no haber cumplido con el pago de algún producto o servicio contratado, por lo que un acreedor incluye tus datos en dicho registro.

Las causas más comunes para pertenecer a cualquier registro de morosidad, son las siguientes:

  • La existencia de una deuda comprobable que no ha sido debidamente abonada por el usuario moroso que se ha incluido al registro.

 

  • No haber superado un plazo superior a los 6 años desde el impago de la deuda.

 

  • Antes de incluirse al usuario en el fichero, se le hará notificar que tiene una deuda pendiente, si no hay respuesta se le incluirá inmediatamente.

 

Lo que muchos usuarios no tienen en cuenta es que estos registros aceptan cualquier cantidad, por pequeña que sea, por lo tanto cualquiera que no pague una deuda pendiente corre el riesgo de terminar en ellos. Además, esto también quiere decir que una deuda pequeña será incluida igual que una deuda mucho mayor. 

No saber si estás en una lista de morosidad

Se trata de una de las situaciones que más sufren los usuarios. Lo que generalmente ocurre para que se den cuenta de que forman parte de este tipo de registros, es justamente en momentos como al solicitar préstamos, o todos aquellos servicios o productos que requieran la comprobación de estos ficheros para realizar la compra correspondiente, algo que para el usuario puede resultar un momento realmente bochornoso.

No obstante, cabe la posibilidad de que se realice un registro incorrecto por parte del acreedor, en cuyo caso el supuesto moroso puede recurrir a la justicia para solucionarlo. Los pasos que debe seguir un acreedor para no dar lugar a errores, son los siguientes:

  • Es de vital importancia comunicar cada deuda que se encuentre inscrita en el registro, tratándose cada una por separado.
  • Resulta de obligado cumplimiento la aportación de información en la inscripción relativa a sus derechos de rectificación, oposición y cancelación.

Si, por el motivo que sea, se tiene la duda de que se puede pertenecer a un registro de morosidad, lo más indicado es consultar a nuestra entidad bancaria. Desde allí, podrán aclarar todas nuestras dudas en un momento, para ahorrarnos el mal trago en un futuro. 

morosidad, morosos, ficheros de morosidad,

Tiempo que se puede permanecer en un registro de morosidad

Los registros de morosidad existen para que otras personas, concretamente compañías que ofrecen servicios o productos de cualquier tipo, puedan comprobar si sus futuros clientes tienen deudas de algún tipo. 

Para poder consultar cualquier registro, se debe cumplir al menos de los tres casos que mencionaremos a continuación: 

  • Si la compañía o persona que solicita ver el registro se encuentra en una relación contractual no concluida con el usuario que va a ser investigado.

 

  • Si quien se encuentra solicitando la información está en fase de estudio de la firma de un contrato de pago aplazado por parte del investigado.

 

  • Si la persona o compañía que solicita dicha información se encuentre en fase de estudio de la firma de un contrato que sea un modelo de facturación periódica.

 

La duración de nuestros nombres en este tipo de registros no es igual en todos los casos, sino que depende del tiempo que tardemos en abonar la deuda pendiente, sólo en ese caso se nos eliminará por completo de allí. No obstante, nuestros datos de deuda permanecerán hasta 6 años en dicho registro hasta que finalice la obligación de pago.

Lo que pasa una vez se elimina la deuda

Como ya hemos dicho, para poder salir de un registro de morosidad es obligatorio abonar la deuda que se tiene pendiente, o bien demostrar que no existía dicha deuda, y hasta se han dado casos en los que los usuarios morosos han conseguido llegar a ciertos acuerdos con sus acreedores.

En el momento, por cualquiera de los motivos que hemos mencionado, en que se deja de ser legalmente una persona morosa, se pone en marcha el proceso de salida del  registro en el que se encuentra.

El acreedor tiene la obligación de comunicar al registro la correspondiente finalización de la deuda en un periodo de tiempo no superior a una semana. Cuando se reciba la comunicación por el registro, habrá un plazo de tiempo, concretamente de 10 días, para proceder a la eliminación de los datos del usuario de ese registro.

En caso de que el proceso no se llevase a cabo en los plazos de tiempo pertinentes, la persona afectada debe poner una reclamación en la Agencia Española de Protección de Datos con el envío de copias de los trámites que ya se han realizado y la solicitud de baja emitida.

También te puede interesar leer

Publicidad