Publicidad

Negocios con futuro

energias-renovables-300x2331

Los años pasan y así como nosotros crecemos y envejecemos, hay muchos negocios que también lo hacen.¿Qué intentamos decir con esto? Que dada las nuevas tecnologías, los nuevos gustos de los consumidores, nuevas necesidades, etc., hay productos y/o servicios que van desapareciendo y otros que van surgiendo.

La gran pregunta de todo empresario es ¿cuál es el negocio del futuro? Así, en un mundo tan competitivo, es importante ser el primero, en innovar, en tener la sabiduría y la visión para detectar lo que viene.

Los especialistas coinciden en citar tres grandes ámbitos para el desarrollo de ideas que tendrán grandes posibilidades de éxito:

– Internet y telefonía móvil
Desde hace años el futuro viene de la mano de la revolución tecnológica de las puntocom, primero fue el comercio electrónico, ahora las redes sociales y los múltiples usos de internet.

Aunque muchos auguraban un agotamiento del negocio, el mismo no parece tener fin. Los datos hablan de constante crecimiento, y por eso las grandes empresas gastan dinerales intentando liderar cada uno de sus segmentos.

Así, si hablamos de internet, el negocio del futuro (que ya llegó) parece ligado a Youtube, a las transmisiones en vivo de TV y a la publicidad on line.

En lo que se refiere a telefonía móvil, los aparatos parece haber llegado a un límite de innovación, no así las prestaciones que estos brindan. El desarrollo de software ligado a aplicaciones útiles para celulares están en plena expansión, pero este futuro parece el más inmediato de todos. Quienes estén interesados en este negocio o tengan ideas importantes, deben ponerse a trabajar ya.

– Energías renovables

Nunca antes se había prestado tanta atención al cambio climático, sin dudas no solo la concientización sobre la gravedad del mismo ha logrado el desarrollo de energías renovables, sino la visión de la posibilidad de negocios importantes con las mismas. Como sea, es importante que esto suceda.

La reducción de las reservas combustibles fósiles y la necesidad de emplear energías limpias para combatir el cambio climático son los factores que están impulsando la inversión en energías renovables. Diversos informes anticipan que durante las próximas décadas se producirá menos petróleo del que se consume, debido al agotamiento de las reservas. Los beneficiados de este escenario serán los productores de otras alternativas como el bioetanol y el biodiésel y las empresas de energía eólica y fotovoltaica, entre otras.

Un aspecto importante es que estos emprendimientos y las compañías que los desarrollan, cuentan con el respaldo político y social, ante la necesidad de encontrar fórmulas energéticas que no contaminen.

Sin dudas este es el negocio que hay que impulsar, dado que aún sólo el 0,1% de la energía que se produce en el mundo es renovable.

No solo el agotamiento de recursos naturales preocupa, el calentamiento global, está impulsando las inversiones en tecnologías destinadas a reducir las emisiones de gases. Además, la escasez de agua está dejando de ser una amenaza para convertirse en una realidad palpable en algunas regiones, surgiendo grandes oportunidades en el desarrollo de tecnologías de desalinización para aprovechar las aguas de los océanos.

– Salud

En los países desarrollados, se espera que el envejecimiento de la población multiplique la demanda de tecnologías y servicios médicos. En este marco, están surgiendo oportunidades para todos los gustos: desde la biotecnología hasta los aparatos médicos.

Algunos creen que los avances en investigación genética permitirán algún día que los médicos detecten, con una certeza casi absoluta, las enfermedades congénitas que sufrirá una persona a lo largo de su vida. Así, podrán desarrollarse tratamientos personalizados incluso antes de que se manifiesten los primeros síntomas.

El crecimiento poblacional que hubo en las últimas décadas y la estimación que en los próximos cuarenta años la misma aumentará un 50%, hace pensar que el mundo no está aún preparado para atender las necesidad de esa población que envejecerá. Se necesitará más que un remedio para un dolor. Sino mejora la calidad de vida de hoy, no habrá sistema sanitario que soporte los problemas mañana.

Las investigaciones están orientadas no solo a la prevención de la enfermedades, al desarrollo de métodos menos invasivos, a la cura de enfermedades, sino al desarrollo de aparatos y servicios que mejoren la calidad de pacientes enfermos.

Quienes emprendan los desafíos de enfrentarse a nuevos negocios, deberán elegir el momento y el lugar, deberán decidir si quieren arriesgarse menos y esperar que el negocio explote para luego introducirse en el mismo, o si quiere empezar hoy a pensar qué productos y/o servicios demandarán los negocios del futuro.

Imagen: google

Publicidad