Publicidad
Publicidad
Publicidad

La reforma laboral en 2012 que nos afectará

Si la reforma laboral llevada a cabo por el anterior Gobierno de Rodriguez Zapatero fue insufrible y para nada efectiva por muchas medidas que se cuenten, estas han sido una larga lista de metidas de pata que sirvieron únicamente para empeorar las cifras del paro. Tras las elecciones del 20 N y habiendo resultado nuevo presidente Mariano Rajoy de cara a 2012 existe un diálogo próximo respecto a la reforma laboral en 2012 cuya negociación será más que difícil junto a los desafios de la economia de España en 2012.

Pero como toda reforma laboral en medio hay intereses de parte de los sindicatos y la patronal lo que dificulta que se den los primeros acuerdos sobre todo en la negociación colectiva, la contratación y el despido temas urticantes por cierto, de aprobarse significará la tercera reforma laboral en un año y medio lo que suena a desesperación por arreglar el mercado laboral y que no dan resultado alguno todavía. Las anteriores reformas fueron: la Reforma laboral en 2010 y la Reforma de la negociación colectiva de Junio de 2011.

Si se quiere algún consenso hay que decirles que el calendario les apura pero como lograr un acuerdo cuando siguen las diferencias en temas como:
-Convenios sectoriales y de empresa
-Ultraactividad
-Contratación
-Despido

Mientras se sucederá el acuerdo relativo a las mutuas y absentismo que tanto los sindicatos como patronal lograron en 2011, aunque recuerdan que dicho acuerdo se frenó tras no conciliarse sobre   el acuerdo principal. Lo más duro se presenta en la negociación colectiva ya que como venimos conociendo los empresarios pretenden tomar ventaja en cuanto a poder decidir en las condiciones de trabajo algo que podría dar lugar a abuso hacia los empleados y para los sindicatos es indefendible esta postura.

Por otro lado también se tratará respecto a la gestión de las incapacidades temporales al aplicar un mayor control de los costes, y aumentar el papel de las mutuas con la Seguridad Social y los servicios públicos de salud.

Otro aspecto a negociar es el de las cotizaciones que las empresas deben abonar en concepto de contingencias profesionales.

Dentro de las negociaciones se encuentra el modelo dual de Formación Profesional. Si bien durante el mes de Agosto el Gobierno había puesto ne marcha el nuevo contrato de formación y aprendizaje especial para los  mayores de 16 años y menores de 25 siempre que  no posean título de ESO ni cualificación profesional. Para los 2 próximos años podrán acceder los menores de 30 años.

En dichos contratos el salario es establecido por convenio, aunque no debe quedar por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Mientras que el 75% de la jornada se dividirá en trabajar en una empresa, y el otro 25% lo utilizarán para formarse en un centro educativo.

Aunque seguramente se tratará de imponer algunas modificaciones ya que el paro juvenil sigue subiendo y parace que no da resultado estos contratos o tal vez deban esperarse resultados más a largo plazo.

También quieren tratar en la reforma las empresas de trabajo temporal, y que las ETT puedan desarrollar una función más amplia.

Un paso importante es el del contrato único y el número de modalidades de contrato, que es de 43 en total.

En cuanto a abaratar el coste del despido es un tema delicado para todas las partes y que los empresarios impulsan como media para poder contratar.

Queda también por verse la  negociación colectiva. Y no será nada fácil cuando los empresarios buscan tener total poder para decidir las condiciones de trabajo es decir sobre los salarios, horarios y jornada laboral; además de evitar tener que consensuar con los representantes de los trabajadores.

Otro aspecto es descolgarse de su convenio sectorial sin negociar con el comité de empresa, la comisión paritaria es decir quieren todo y un poco más si no es abuso de posición entonces que será…………..!.

También desean eliminar la ultraactividad, que trata sobre el contenido normativo del convenio que sea, este continúa sin importar si ha caducado y sin respetar que en medio se lleve adelante una  renovación del mismo.

Publicidad