Publicidad
Publicidad
Publicidad

La lucha de las empresas contra la subida del IVA

Es el momento perfecto para analizar cómo la reciente subida del IVA, del 18 al 21%, y que a partir del pasado mes de septiembre  encareció bienes y servicios a todos los españoles, ha sido asumida por algunas empresas españolas.  Y lo cierto es, que muchas de ellas, ante el temor de que la medida propiciará aún más la caída del consumo, han optado por seguir originales estrategias para no tener que repercutir el aumento en el consumidor final.

El momento económico que estamos atravesando nos está obligando a muchos de nosotros a pensárnoslo dos veces antes de comprar algo. Esto se hace manifiesto en la caída del consumo que se está registrando en los últimos años, y eso los comerciantes y  empresarios lo saben bien, de ahí, que busquen sobrevivir a la subida del IVA, junto con sus clientes, renunciando en muchas ocasiones a una parte de sus beneficios. Y es que subir el precio, ya no es una opción para el comercio, ante un consumidor cada vez más ávido de precios bajos.

Estrategias empresariales ante la subida del IVA

  • Negociar con fabricantes y proveedores precios más baratos o proponer una asunción compartida de las consecuencias que la subida del iva, inevitablemente genera en el margen de beneficios.
  • Ofrecer descuentos y promociones durante todo el año.  Está comprobado que el consumidor ya no se reserva para época de rebajas, sino que busca aquellos establecimientos que ofrecen las ofertas más interesantes.
  • Fidelizar a clientes, a través de tarjetas de puntos, club de socios o descuentos y regalos a partir de un número determinado de compras.
  • Sumarse al auge y potencial de las nuevas tecnologías. En contraste con el descenso del consumo en la mayoría de sectores, el comercio electrónico aumenta año tras año. Esto ha llevado a muchas empresas a replantearse la forma de negocio y sumarse al comercio online.
  • Buscar otras vías de rentabilidad.  Tales como ofrecer nuevos productos o aprovechar stock de otras temporadas.
  • Aumentar el número de horas de apertura o abrir en festivos para compensar perdidas y poder competir con las grandes superficies, publicitar el comercio minorista, o intentar reducir gastos propios.
  • Reiventar el negocio, ofrecer productos anticrisis y adaptarse a las nuevas demandas de clientes.
Son muchas y diversas las formas de afrontar esta subida del IVA. La mayoría pasan por hacer grandes esfuerzos, de ahí, de la importancia de que el cliente sea consciente de los mismos. Muchas empresas no han subido el IVA, medida que para muchos clientes ha pasado inadvertida  generándose en los consumidores ese efecto psicológico que finalmente se acaba instalando en la percepción , provocando más temores en sus compras. El objetivo: que sus esfuerzos no pasen inadvertidos y que el consumidor sepa aprovecharlos.

Publicidad