Publicidad
Publicidad
Publicidad

La crisis le baja el pulgar a los móviles

Las crisis de consumo se empiezan a evidenciar de manera alarmante cuando los que más tienen disminuyen su capacidad de compra. Éstos son el último eslabón de la cadena que reduce sus gastos, y cuando lo deciden, la situación se complica.

Uno de los “neo artículos de lujo” de la sociedad de consumo en los tiempos más recientes han sido los móviles, y la telefonía personal ha marcado un dato que evidencia el tamaño de la crisis que invade a España.

Un estudio de Nielsen, sostiene que el negocio de los terminales de las altas de línea se ha desplomado un 20,6% durante el primer semestre del año, en comparación con el mismo ejercicio de 2007.

Según el informe, “Comprar en tiempos de cambio: la encrucijada del consumidor”los españoles han reducido este tipo de gastos optando por “comprar menos como primera medida para reducir el impacto del encarecimiento de la cesta de la compra”.

Si observamos el mercado de los móviles, los españoles han dejado de lado la moda de la renovación constante por la nueva tendencia, prolongar los plazos de actualización de los terminales. El estudio afirma que “Si la vida media de un teléfono era de 18 meses, ahora se dilata a los dos años”.

Pero lo más interesante que ha arrojado este informe, no es el descenso en las ventas, sino que ha servido para que los consumidores cambien sus hábitos de consumo. Ahora los usuarios tienden a mirar las ofertas y promociones con más atención.

La nueva tendencia demuestra que la política de compra privilegia el ahorro en las compras, por delante de productos con la mejor relación calidad-precio o por cambiar las marcas más caras por otras más asequibles.

Por su parte, la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) ha informado que las compañías ingresaron 2.851 millones de euros en el segundo trimestre, lo que representa el 4,7% menos que en el mismo periodo de 2007.

Hoy, en medio de una crisis como hace tiempo no se sentía en la población, la industria del entretenimiento, las compras por impulso y la telefonía móvil son los ámbitos que se han restringido con mayor énfasis.

Publicidad
Comments are closed.