Publicidad

Cuándo puedes rescatar el dinero de un PIAS

Si contratas un PIAS y lo rescatas en el momento oportuno podrás obtener las mejores prestaciones de este producto. Veamos por qué.

Ahorrar o gastar

El PIAS es un seguro de ahorro que, a diferencia de otras opciones como los PPA permite la liquidez, es decir, podemos retirar el dinero aportado en cualquier momento. Sin embargo, esta opción elimina el verdadero potencial del producto.

Se suele considerar la liquidez como una de las ventajas más grandes de este producto de ahorro, pero, hay más. La legislación permite que las ganancias de los PIAS que le exentas de tributación al vencimiento si el capital se percibe en forma de renta vitalicia. Obviamente esta es una gran ventaja.

Qué es un PIAS

Estamos, tal y como indicábamos, también en este caso ante seguros de vida cuyo objetivo es acumular capital orientado a la jubilación del titular.

Este producto permite la realización de aportaciones periódicas para el incremento del capital pero también de aportaciones únicas, aportaciones en cualquier caso se remunerarán en función de un tipo de interés mínimo que se pacta con la compañía a la hora de la firma del producto.

La particularidad de este seguro de ahorro es la posibilidad de constituir una renta vitalicia, esto significa que llegado el momento del vencimiento (edad de jubilación) el usuario recibe una renta mensual conocida de antemano que va a depender del capital acumulado.

Cómo funciona

La entidad depositaria va a ofrecer una rentabilidad que puede variar según el riesgo que el ahorrador quiera asumir en la inversión. Esto significa que no todos los PIAS  van a ofrecer ni mucho menos la misma rentabilidad. Generalmente, el mercado va a abarcar la rentabilidad de estos productos, rentabilidad que se puede revisar de manera periódica según el tipo de contrato. Esta revisión es habitualmente son cada seis meses o cada año.

Por supuesto también vamos a encontrar PIAS garantizados, e incluso otros más dinámicos que apuestan por mucha renta variable en su composición.

Se trata de un producto orientado a todo tipo de ahorrador pero que se muestra especialmente agradecido con aquellos ahorradores de patrimonios más bajos. Esto es así ya que no existen aportaciones mínimas obligatorias, convirtiéndose en una suerte de pre ahorro sistemático de manera automática y mensual por ejemplo.

SEGUROS DE AHORRO

Cuándo rescatar el PIAS

El PIAS presenta dos limitaciones a tener en cuenta. La primera es que no podremos realizar más aportación que 8000 € anuales. La segunda es que el total de las primas aportadas no pueden llegar a superar los 240.000 €. Podemos tener más de uno de estos productos pero las cantidades aportadas no pueden superar sus límites.

El momento del rescate es clave en los PIAS. Si retiramos el dinero antes de los cinco años desde la primera aportación no vamos a encontrar ventaja fiscal alguna al pagar impuestos y por tanto va a tributar como si fuera un depósito. A partir de los 10 años, y según la edad a la que se realiza al rescate, el ahorro puede tener un tratamiento ventajoso esto es así ya que, si se rescata en forma de renta vitalicia quedará exento de tributación. El ahorro obtenido por realizar el rescate en el momento oportuno es obvio, no tributaremos por las ganancias del producto.

Lógicamente estamos ante un producto de ahorro que ofrece su mayor potencial a partir de los cinco años y que, transformado en renta vitalicia es cuando se muestra más eficaz en lo fiscal.

La opción de los PPA

Se trata también de un seguro de ahorro (plan de ahorro) pero en este caso va a compartir algunas características comunes con los planes de pensiones.

Conserva, en tanto seguro de ahorro, no sólo la cobertura de fallecimiento o invalidez sino también las características de aportaciones e interés mínimo garantizado. Sin embargo, a la hora de la liquidez y la fiscalidad este producto se comporta más como un plan de pensiones (con sus virtudes y defectos) que como un plan de ahorro.

Además de poder realizar traspasos entre PPA, algo que otros seguros de ahorro no permiten, ofrecen una rentabilidad mínima garantizada que no siempre es habitual obtener en los planes de pensiones manteniendo las condiciones de fiscalidad de éstos.

Publicidad