Publicidad
Publicidad
Publicidad

Nómina IRPF

agencia_tributaria

No solo quienes tienen ingresos altos deben preocuparse por el impuesto a la renta, los trabajadores también, ya que su salario está sujeto a retención de este impuesto.

Hasta  1998 se aplicaba una sencilla tabla que, sin necesidad de ningún cálculo, daba un porcentaje de retención en función de las retribuciones, estado civil y número de hijos del trabajador. A partir de la reforma se estableció un complejo sistema para su cálculo.

Es importante tener en cuenta esto tanto al momento de “negociar” la remuneración, ya que no es lo mismo fijar un sueldo líquido a un sueldo bruto, como en el momento de percibir la remuneración con la retención de IRPF. Así también será distinta la retención si el contrato es por tiempo indefinido a si es por tiempo determinado.

Adicionalmente cuando se otorgan aumentos de salarios, también suele ocurrir que el efecto del aumento no sea tal. Por ejemplo si un sueldo de 4.500 €, es aumentado un 30%, se elevaría a 5.850 €. ¿Pero qué sucede? El salario de 4.500 no estaba alcanzado por el impuesto y el nuevo sí, por lo tanto lo que recibirá en mano será mucho menos que el aumento. Este obviamente es un ejemplo en valores absolutos y sin considerar criterios de cálculos, solo la tarifa, simplemente para que se entienda el concepto.

Algunas consideraciones a tener en cuenta son:

Las retenciones del IRPF son las cantidades que se detraen al contribuyente por el pagador de determinadas rentas para ingresarlas en la Administración tributaria como “anticipo” de la cuota del Impuesto que el contribuyente ha de pagar. Hacienda tiene preestablecido unos baremos que marcan el porcentaje que debe pagar cada trabajador, en base a tramos. Esto es para que no pague lo mismo una persona que gana 15.000€ que otro que gana 65.000€.

Los cuatro tramos establecidos son:

  • de 5.050 a 17.360 €, 24%
  • de 17.360 a 32.360 €, 28%
  • de 32.360 a 52.360 €, 37%
  • a partir de 52.360 €, 43%

Para llegar a la base imponible del impuesto, se usan criterios como la edad, el número de hijos, si tienes mayores a tu cargo. Por lo tanto las deducciones por hijos o ascendientes y descendientes a cargo disminuyen la base.

Si tiene hijos, las cantidades exentas de impuestos aumentarán progresivamente, siendo por el primer hijo de 1.800 euros, 2.000 en el caso del segundo descendiente, 3.600 para el tercero y 4.100 euros, a partir del cuarto en adelante. Todas estas cantidades tributan a tipo cero.

Es importante recalcar que las retenciones del IRPF son un anticipo de la cuota del Impuesto que el contribuyente ha de pagar y los descuentos por hijos, cargas familiares y demás conceptos deducibles, se aplicarán en la declaración del propio impuesto.

No es lo mismo empezar a trabajar el 1 de Enero que a mitad de año:

Otro dato importante es que si comienza a trabajar el 1 de enero y el salario no varía a lo largo del año, el IRPF no variará, pero comienza a trabajar una vez comenzado el año en una empresa, el cálculo de la retención se hará desde ese momento hasta la finalización del año, por lo que el IRPF será inferior a lo que correspondería si hubiera trabajado todo el año.

Al hacer el ajuste en la declaración, Hacienda incluirá la diferencia. Si se quiere pagar todo junto el impuesto al año siguiente, se debe solicitar a la empresa que  aplique la retención del IRPF como si hubiera empezado a trabajar el 1 de enero.

Reducción de retención por hipoteca:

Los contribuyentes que tengan rentas inferiores a 33.000 euros y estén pagando una hipoteca pueden beneficiarse de un descenso de 2 puntos en las retenciones que les aplican.

Para beneficiarse de dicha rebaja en la declaración de la renta, los trabajadores deberán descargarse el impreso del Modelo 145, que es el que refleja las circunstancias personales para el cálculo de la retención en el IRPF (hijos o ascendientes a cargo, o si se está pagando una pensión en caso de separación).

Publicidad
Comments are closed.