Publicidad

Disfruta del dinero que te mereces para tu jubilación

Muchas personas llegan a la edad de la jubilación y, para su desgracia, no cuentan con una pensión suficiente que les permita llevar un buen nivel de vida. El fin de la vida laboral y la llegada del merecido descanso tras años de duro trabajo suele conllevar un fuerte descenso del poder adquisitivo. Una manera de complementar los ingresos de la pensión y una alternativa a los planes de pensiones y a los fondos de inversión es solicitar una hipoteca inversa.

¿Qué es la hipoteca inversa?

La hipoteca inversa es un producto financiero dirigido a aquellas personas que tengan 65 años o más -o aquellas personas que tengan una discapacidad severa, del 33% o superior- y que tengan una vivienda en propiedad libre de cargas.

Se trata de hipotecar la vivienda a cambio de percibir una cuota mensual compatible con la pensión de jubilación.

La hipoteca dependerá del valor de la vivienda, que tendrá que ser tasada, y de la edad del beneficiario. La cantidad total a percibir será de entre un 60 y 70% del valor total de la vivienda. No se pierde la propiedad de la vivienda, simplemente la vivienda figura como garantía del préstamo y el propietario podrá seguir viviendo en ella o arrendándola si lo desea.

Se puede cobrar la hipoteca mediante una cantidad mensual o con una prima única, que sería una buena opción para afrontar una nueva inversión, como pueda ser la compra de otro inmueble.

El beneficiario de la hipoteca cobrará la cantidad pactada hasta el día de su fallecimiento, momento tras el cual los herederos deberán hacer frente a la deuda contraída. Para hacerlo podrán optar por varias opciones:

  • Devolver la deuda con fondos propios y quedarse con el inmueble.
  • Quedarse con la vivienda y refinanciar la deuda constituyendo una nueva hipoteca por el importe de la deuda. De esta manera, los herederos pueden seguir disfrutando de la vivienda e ir cancelando la cantidad. Esto permite, por ejemplo, alquilar la vivienda a terceros de manera que ese alquiler sirva para ir amortizando la deuda.
  • Vender la casa y cancelar la hipoteca. Además, los herederos podrán quedarse con el remanente que haya quedado tras la venta y la amortización de la deuda.
  • Renunciar a la herencia y no asumir la deuda contraída.

¿Qué ventajas ofrece la hipoteca inversa?

  • Liquidez mensual. Es una buena manera de capitalizar y disfrutar del patrimonio cosechado a lo largo de los años.
  • Seguridad: se cobra la renta desde el momento de la contratación hasta el momento del fallecimiento del beneficiario.
  • El cliente puede seguir disfrutando de la vivienda hasta el final de sus días y gestionar ese patrimonio de la manera que quiera. Por ejemplo, puede trasladarse al domicilio de un familiar o a una residencia y alquilar el inmueble.
  • La entidad bancaria no puede exigir la devolución de la deuda hasta el fallecimiento de la persona que solicitó y disfrutó del préstamo.
  • El cliente puede cancelar la hipoteca en el momento que lo desee.
  • La hipoteca inversa está exenta del pago de Actos Jurídicos Documentados (AJD) y no tributa IRPF.

La hipoteca inversa es el modo más sencillo de que nuestros mayores puedan vivir con el tren de vida que se merecen tras toda una vida de trabajo.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *