Publicidad

Copa confederaciones: Trampolín para la economía brasileña

brasilBrasil se ha ganado a pulso el título de país emergente. Durante la pasada década experimentó anualmente un gran crecimiento sin embargo, el los últimos años está teniendo problemas para crecer por encima del 5%. Un problema que ya nos gustaría tener a los españoles, ya que nos conformaríamos simplemente con que nuestra economía creciera a secas. Sin embargo, para Brasil es menos de lo esperado.

En 2001 la economía brasileña experimentó un crecimiento del 2,7% y en 2012 del 1,5%. Fue hace 3 años, en el 2010, donde tuvo unas cifras de crecimiento de lo más esperanzadoras, creciendo un 7,5%. Si bien es cierto que se espera que en los próximos años la economía se impulse (las expectativas de crecimiento son de un 3,08% en 2013 y un 3,65% en 2014), serán necesarias medidas y acciones que la ayuden.

Algunos de los acontecimientos que se espera que supongan un trampolín para el crecimiento de la economía brasileña, serán los próximos grandes acontecimientos deportivos de los que este país será anfitrión en los próximos 3 años:

  • Este mes de junio de 2013, albergará la Copa Confederaciones de fútbol, lo que repercutirá en una gran cantidad de turismo y ofertas en julio de 2013
  • En 2014, Brasil será la sede del Mundial de fútbol
  • En 2016, Río de Janeiro será la ciudad anfitriona de los próximos Juego Olímpicos.

Aunque Brasil ha tenido problemas para cumplir los plazos de construcción de los estadios, quieren demostrar al mundo que tienen la capacidad suficiente (y más) para organizar estos eventos de talla mundial.

Los beneficios económicos que estos acontecimientos van a dejar al país son enormes, la cantidad de turismo que se espera cuando se albergan eventos de esta magnitud es enorme y no solamente beneficia a la sede del evento sino a todo el país. El turismo siempre deja una importante cantidad de dinero en el país, en el sector hotelero y en el sector terciario principalmente.

Dinero invertido en la Copa Confederaciones

Existían dudas sobre si Brasil conseguiría mantener el coste de la organización dentro del presupuesto establecido. Al principio se estableció una previsión inicial de costos de unos 33.000 millones de reales (consulte aquí el cambio euro-real). Afirman los responsables de la organización que el coste total está dentro de las previsiones y de las inversiones.

Publicidad