Publicidad

Control de gastos: guía practica para el buen consumidor

Mientras la crisis se profundiza, y la economía española soporta sobresaltos que impactan en el bolsillo de las familias, desde finanzzas les ayudaremos a tomar las mejores decisiones para controlar nuestros gastos.

Lo cierto es que a diario el salario rinde menos, las deudas cobran fuerza y el presupuesto familiar tiene poco control, muchas veces por la desatención, y en otras oportunidades, por el desconocimiento de la propia economía del hogar.

En época de rebajas, los comercios intentan seducir a los consumidores con todo tipo de productos, que en varias ocaciones les daremos poca utilidad.

Por eso, hemos confeccionado un listado de conductas que debemos aplicar como consumidores para no derrochar nuestro dinero.

  • Como primer punto, es de vital importancia la organización de un presupuesto familiar en base a nuestros ingresos y confeccionar un cronograma de gastos fijos.
  • Una vez que hemos recibido el salario, separar un porcentaje del mismo que destinaremos al ahorro. Si esperamos a finales de mes para ahorrar los restos, es evidente que nunca podremos lograr el cometido.

Hoy existen varias alternativas para destinar ese porcentaje que hemos separado. Las entidades bancarias ofrecen una variedad importante de productos financieros.

El armado de un presupuesto con gastos fijos como impuestos, gastos de estudios, coche, seguros, etc, a base de importes reales como también de fechas de pago y vencimientos nos ayudará a distribuir los gastos, pagarlos en tiempo y forma y así evitar las moras e intereses que terminan encareciendo los gastos.

  • Una vez discriminado los gastos fijos nos quedará el monto disponible para vivir durante el resto del mes que utilizaremos para esos gastos variables, que se modifican mes a mes.Otro de los items claves para nos desvariar el presupuesto es el control de los pagos en efectivo. Nunca debemos llevar con nosotros mucho efectivo, ya que es una forma de evitar los gastos innecesarios.
  • Tampoco debemos realizar compras que no estaban previstas de antemano y que no son necesarias. Los gastos compulsivos y desproporcionados son un golpe fatal al bolsillo porque una compra fuera de presupuesto puede ser letal para soportar el resto del mes.
  • Aprovechar las ofertas y rebajas no quiere decir dilapidar el dinero. Si las rebajas son tentadoras, sólo debemos comprar lo necesario, salir de compras no debe ser un hobbie, sino se transforma en una rutina que destruirá la economía familiar. 
  • El elemento clave que debemos controlar es la tarjeta de crédito. Esta forma de pago debe estar controlada, por un lado debemos aprovechar los pagos en cuotas para que no impacten directamente en el presupuesto del mes, pero tampoco debemos endeudarnos desproporcionadamente porque terminaremos convirtiuendolo en un gasto fijo.

Por otra parte, debemos tenerlo presente para casos de emergencia y su pago en fecha es fundamental para que los intereses no terminen encareciendo el producto. 

  • El buen control de gastos requiere no comprar lo primero que vemos. Debemos recorrer y analizar la gran variedad de productos disponibles y los precios. Comprar apresurados puede ser un mal signo para soportar el resto del mes con menos dinero en nuestras carteras. 

  • Si nuestro poder adquisitivo ya no es el mismo, es bueno encontrar una vía alternativa para generar nuevos ingresos y así incrementar las ganancias para destinarlas al ahorro o para invertirlo.
Publicidad
Comments are closed.