Publicidad

¿Cómo empezar a invertir?

Muchas veces nos sobra un poco de dinero, y decidimos ahorrarlo, entonces lo colocamos en una cuenta corriente, o mejor, en una cuenta remunerada para tener algo de rentabilidad en el tiempo que no lo utilicemos. Otras tantas, nos damos cuenta de que no necesitaremos el dinero por un plazo mayor, y contratamos alguno de los depósitos bancarios del mercado. Sin embargo, de esta manera, no llegaremos nunca a metas complejas como comprarse una casa, realizar un viaje importante, cambiar su coche, y a la vez, mantener un consumo y estilo de vida parejos.

Pues sí, nadie puede decirme que no quisiera tener el dinero suficiente para comprar una casa, un auto, viajar y a la vez estar tranquilo para pagar la escuela de los hijos. La única manera de lograrlo es tener un ahorro de largo plazo y con un ingreso bien caudaloso, pero si esta segunda opción no existe, el camino más sencillo a seguir es cambiar el ahorro por algún producto financiero de inversión.

¿Es necesario ahorrar para invertir?

La respuesta es que sí, aunque muchos piensen que no es necesario ahorrar para invertir: que se puede poner una suma de dinero en un instrumento, dejarlo ahí y simplemente esperar a que lleguen los intereses. Esto nunca sucede así, a menos que tu capital inicial sean unos cuantos miles de euros.

Otras personas creen que ahorrar es dejar un porcentaje del dinero sin utilizar, pero en su casa, como se dice debajo del colchón. Esto no es conveniente, porque ni siquiera es ahorrar, el dinero no crecerá y con el paso del tiempo la inflación hará que para cuando quieras gastarlos no alcancen para lo mismo.

Entonces por esto, si quiere comenzar a invertir, le recomendamos seguir los siguientes pasos:

  • Eliminar las deudas: siempre es importante evitar tener deudas fuera de control para empezar a invertir. Si no saldamos los compromisos, no estaremos nunca libres de problemas que pueden cortar el flujo de ahorro. ¿No puedo tener una deuda? Claro que si se puede, pero éstas deben ser controladas para adquirir bienes duraderos.
  • Ahorro, todo lo posible: la idea de tener una cuenta corriente que permite administrar el dinero y tenerlo a la mano con sólo ir a un cajero o una sucursal no es mala idea pero si queremos algo a largo plazo debemos comenzar a ahorrar con depósitos; lo cual es una gran opción para principiantes pues los recursos no corren ningún riesgo porque están protegidas por el Fondo de Garantía de Depósitos.
  • ¿Y el futuro?: el siguiente paso es no olvidar el retiro, nunca dejar de lado que una parte de lo que pretendemos ahorrar debe estar destinado a tu cuenta individual de retiro, lo apreciarás cuando estés jubilado.
  • Conocer y considerar todos los riesgos: hasta los más comunes y tradicionales instrumentos de ahorro (las cuentas bancarias de ahorro, depósitos bancarios, bonos) tienen poco margen para ofrecer rendimientos, los fondos, dependiendo del riesgo y el tiempo de vida de la inversión pueden ofrecerte una buena ganancia, por ello no olvidemos que siempre debemos pensar en: largo plazo y diversificación.
  • Tener siempre una alternativa segura: hasta los seguros son formas de ahorrar e invertir, si tu perfil de riesgo no soporta el peligro, que a veces no es tanto como parece, veamos que existen seguros de vida con componente de ahorro e inversión.

A pesar de que parezca mucho lo que debe evaluar, sepa que el peor error de los inversionistas, aún en tiempos de crisis, es no invertir.

Pero bien, supongamos que queremos arrancar a invertir y no tenemos suficiente dinero, la pregunta que todos nos hacen es ¿dónde puedo encontrar el dinero para invertir?

Lo que siempre respondo es que, en realidad no hay que tener tanto dinero para comenzar (eso sí, no esperemos vivir de intereses…) pero hay cientos de fondos de inversión de renta fija y hasta en acciones, de renta variable que le permiten invertir con 1.000 euros.

¿Cómo elegir una inversión?

Ya consideró lo anterior y cree que está a tino para algunas inversiones a largo plazo. ¿Cómo se elige? El primer paso es conocer cuáles son sus metas. ¿Está ahorrando para una casa? ¿Una educación universitaria? ¿el retiro? El tipo de inversión que elija dependerá de la cantidad de tiempo disponible antes de que necesite el dinero.

Las acciones se consideran inversiones a largo plazo, y lo mejor es planear la compra de acciones o fondos de inversión por cinco años o más. Si necesita el dinero antes de esto, puede reducir su rendimiento por cobrar en cuando el valor de la acción haya dado algunos frutos.

¿Cómo determino mi tolerancia al riesgo?

Si usted quiere definir su perfil de inversión, deberá considerar los siguientes puntos:

  • Edad
  • Situación financiera actual
  • Objetivos
  • Horizonte de inversión
  • Necesidad de liquidez
  • Expectativas de rendimiento
  • Tolerancia al riesgo

Perfil de Inversor Conservador:

  • Dentro de este perfil de inversión se engloban a las personas que no están seguros ante los riesgos, y mucho menos optan por colocar dinero a muy largo plazo. Por ello, deben optar por inversiones conservadoras y constantes en el tiempo. Dedicados básicamente a la renta fija, como los depósitos a plazo, e inversiones de más corto plazo como en bonos u otros instrumentos financieros similares, debido a la preocupación que puede causarles una inversión mayor a los 3 o 6 meses.

Perfil de Inversor Moderado:

  • El perfil considerado como intermedio, que agrupa a las personas que tienen una cierta tolerancia al riesgo en sus inversiones, sin tener presión ante los cambios climáticos del mercado. Los inversores de perfil moderado buscarán invertir en depósitos a plazo de mediano horizonte de tiempo, pero a su vez, bucarán rentabilizar mejor sus ingresos con planes de renta variable, y también es posible que su plazo de inversión se extienda a un año.

Perfil de Inversor Agresivo:

  • El perfil con mayor riesgo. Es un perfil extremo donde a la persona no le importa perderlo todo (en realidad sí le importa pero no le teme, ni duda en arriesgarse) ante la posibilidad de ganar tremendas sumas en rentabilidad. Son personas que buscan las mejores rentabilidades y se adaptan más fácilmente al largo plazo. Todo inversor agresivo buscará invertir directamente en cuentas gestionadas desde un broker para poder seguir día a día sus beneficios de insistir sobre su capital.

Lo último que debe saber es que la edad es el mayor determinante dado que en las distintas etapas de nuestra vida habrá diferentes actitudes y prioridades frente al dinero, ahorro e inversión:

  • Una persona de 25 años tiene necesidades diferentes que otra de 40 o de 65; a los 25, muy probablemente viva aún con sus padres, y no tenga grandes gastos así que no será un gran trastorno perder 5.000 euros. A los 35, con tres hijos estudiando, a lo mejor es un gusto que no se lo puede permitir.
  • Cuando uno es joven podrá plantear un horizonte de inversión mucho más largo que otra madura; con 35 años puedo realizar una inversión en blue chips europeos, pensando que a la hora de mi jubilación, dentro de 30 años, la bolsa me de en media un 10% al año.

Entonces, las últimas preguntas que deberá hacerse antes de invertir son las siguientes:

  • ¿Estoy dispuesto a asumir pérdidas en mis inversiones? En caso de ser positiva, ¿cuál es el máximo que toleraría?
  • ¿Estoy dispuesto a enfrentar mayores riesgos con el único fin de obtener más rentabilidad?

Publicidad