Publicidad

¿Y ahora? ¿Es el turno del Rescate de España?

Cayó hace unos meses Grecia, envuelta en una crisis económica y social sin precedentes y debiendo necesitar hasta dos rescates y nada y sigue al borde del default de su deuda soberana. Anteriormente cayó Irlanda y Portugal en la misma red y abismo solo puede decirse que Irlanda logró pararse los otros o siguen de rodillas o están intentando pararse. Pero el tema es España y viendo los datos como la prima de riesgo locamente disparada alcanzando los 610 puntos junto al bono español a 10 años al 7,27%.

Mientras otro que da malas señales es el Ibex cayendo en su peor sesión durante más de 2 años al caer el 5,82%. Como si fueran animales que huelen en el aire primero que nadie una catástrofe natural como sucede con los terremotos o tsunamis, los inversores toman la misma postura al huir ya mas que por el temor es por la certeza de que una vez el rescate a la banca y las Comunidades Autónomas el próximo rescate sea mas amplio y ya abarque a España en su totalidad y sea sobre su economía.

El mercado español cada vez da menos señales de vida y se le va apagando el pulso hoy pasa por su peor tormenta desde la crisis misma llegando al punto de no retorno con la prima de riesgo en los 610 puntos y el Ibex 35 acabando con pérdidas del 5,82%, y la peor si se toma la sesión de Mayo de 2010, además del 6,28% del acumulado si se cuentan las últimas 5 sesiones.

Otro indicador es el bono a 10 años cotizando al 7,27% y  la deuda a 5 años con un tipo de interés del 6,88%. Por lo que no por conocido el Gobierno deberá tomar nota de los rescates mas duros y de los mas livianos como el Rescate a Portugal. Automáticamente cuando se piensa en el rescate de España se habla del efecto contagio, y desde casi el primer momento de la crisis hasta ahora los ataques especulativos contra los países más débiles se están corriendo a los mas fuertes de la Eurozona desde hace al menos 2011 y no pararan hasta tirar abajo alguna de las moles de la economía de la zona euro.

En este sentido, los ojos de los inversores y especuladores, luego de posarse en Grecia, Irlanda y Portugal, están sobre el miembro restante del Grupo PIGS: España. Y aquí llegamos a un punto álgido. Estamos hablando de la novena economía del planeta, uno de los grandes países de la Eurozona y con un PBI mayor que los demás países rescatados. Por el tamaño de la economía, un Rescate de España traería aparejado una suma de dinero sin igual en la historia económica del mundo y sería proporcionalmente dramática la situación tanto como una salida del euro.

Ya nos comenzamos a preguntar sí ¿Será España el próximo país en ser rescatado? Por lo pronto, no son pocas las entidades financieras internacionales que apuestan por ello desde hace un tiempo y ahora apuestan el doble,  si tomamos que en su momento el Saxo Bank, predecía que a más tardar a mediados de 2011 España sería empujada a pedir un rescate financiero quizás se equivocó por varios meses.

Hoy se modificó bastante el Fondo de Rescate, ya que por sus estatutos, estaba limitado debido a que sólo podían acogerse al mecanismo tres países al mismo tiempo, por lo que en caso de que lo solicitara en su momento Portugal, quedaría cerrado hasta que no se saliese alguno de los países. Y esa situación no estaba en los planes de ninguno hoy existen varias modificaciones sobre el mismo. Lo que con la actual situación no se tiene muy en cuenta es que  si fueran más de tres los países que reciben ayuda al mismo tiempo, el fondo perdería la calificación AAA, con lo que el euro y el mercado de renta variable europeo se situarían bajo una fuerte presión bajista. Una nueva debacle bursátil estaría al caer si ello sucede salvo por las consecuencias a quien podría importarle que el fondo pueda perder su calificación…………

Por otra parte, si España solicitase la ayuda, no alcanzaría el dinero del fondo -hasta 1 años y algo mas atrás estaba valuado en 700.000 millones de euros y este mismo fondo debió ser usado en los otros rescates.

¿Y que sucedería entonces? Si España llegase a necesitar ayuda:

Algo discutido hoy en día pero no descartado es mas cada mes y año que pasó desde que se empezó a especular las dudas se hicieron casi certezas, por lo pronto se vería obligada a pactar una serie de acuerdos bilaterales con Alemania y Francia, las economías más ricas de la Eurozona, o incluso con países como Reino Unido y Estados Unidos, aunque estos últimos tienen suficientes problemas como para mirar hacia afuera de sus fronteras.

¿Quien queda entonces?

Si, adivinó, los países emergentes. Concretamente, estamos hablando de los BRIC: Rusia, India, China y Brasil. Si tengo que apostar, diría que el gigante sudamericano y la principal economía asiática serán a quienes se les podrá pedir dinero siempre que las crisis no los tome de lleno antes, en una paradoja sin precedentes en la historia mundial: los países desarrollados solicitando ayuda a los países emergentes. Sin duda, un golpe al orgullo europeo.

¿Como nos daremos cuenta que España necesitará ser rescatado?

Según diversas consultoras internacionales, el umbral de riesgo país, aquel punto de no retorno donde la situación se tornaría insostenible, se ubica en torno de los 650 puntos básicos. Esto es, cuando los bonos españoles abonen una rentabilidad 6,5% superior a los bonos alemanes.

Actualmente, la prima de riesg se sitúa en 610 puntos y se encuentra en plena alza. Pero los que viven en España tendrán otros indicios de la crisis. Un eventual rescate a España traerá aparejado, sin lugar a dudas, un híper ajuste que terminará de deprimir a la economía española si se puede hacerlo aún más. Las exigencias de este tipo de rescate son generalmente muy dolorosas para la población; si se tiene alguna duda, recuerde lo que vivieron y aun viven los griegos. Y los españoles lo van viendo con los sucesivos ajustes.

El ajuste ya se ven en todas las ramas de la economía: alza de impuestos o reducción de deducciones, congelamiento de sueldos, remuneraciones y pensiones estatales, quita de ayudas y subsidios sociales, reformas en los sistemas de pensiones, etc. Como no puede ser de otra manera, y tal cual sucedió en Grecia e Irlanda, estas medidas antipáticas pondrán en apuro a los Gobiernos, pudiéndose forzar su salida en este caso la de Rajoy.

¿Esa será la solución?

Por supuesto que no. Sea quien sea quien esté manejando la economía, no tendrá mucho lugar para la negociación. Son varios años ya desde el comienzo de la crisis y son muchas las variables que están poniendo en jaque a la economía española: el paro, el parate inmobiliario y la crisis bancaria son los puntales de una situación que se acerca al punto de ebullición.

Lo cierto que no son pocos los fondos de inversión y los invesores privados que están comprando cobertura contra la deuda española en precios cada vez más altos (los famosos CDS). Y ya saben que sucede si el pánico se generaliza: todos venden y los mercados se derrumban.

Las apuestas ya se están materializando:

Las principales apuestas son contra el euro y contra la deuda soberana de España e Italia, la mira de todos está sobre España. España ha incrementado su déficit presupuestario, financiado con un alto endeudamiento pero con un serio riesgo: cuanto mayor es la deuda, más se acerca el final de esta estrategia. El crédito soberano de España entraña muchos más riesgos de lo que se piensa, ya que a este ritmo de los acontecimientos, es muy probable que España no pueda vender la deuda que necesita para financiar sus déficit.

Allí es el momento del ajuste y del rescate. Y si España es rescatada, el final del euro estará a la vuelta de la esquina…

Publicidad
Comments are closed.