Publicidad

Un ministro japones, pide a los ancianos que mueran pronto

La búsqueda de soluciones para salir de la crisis está haciendo aflorar planteamientos, a cual más inoportuno. Esta vez el premio a la inoportunidad, se lo llevan las declaraciones del ministro de Finanzas japonés, Taro Asó, quién ha afirmado, y cito textualmente, “que las personas mayores deben darse prisa a morir para aliviar los gastos del Estado en su atención médica”.

Lo cierto es que el envejecimiento de la población está poniendo en series dificultades el mantenimiento del  Estado de Bienestar, y eso ocurre en Japón, pero también en España. De hecho en España, ya hemos conocido como el Fondo de Reserva de la Seguridad Social del que salen las pensiones, cerró el pasado año con un 5,7% menos (63.008 millones de euros) que en 2011, como consecuencia de la caída del número de afiliaciones. Así que por el momento, sólo se cuentan con algo menos de dos trabajadores para afrontar la jubilación de cada pensionista.

Este es uno de los grandes retos que afrontan los países occidentales, y parece ser que tras las declaraciones del ministro de finanzas japonés también afronta Japón.  En España, de hecho, ayer se celebró el Pacto de Toledo, para intentar buscar soluciones al mismo, entre las que evidentemente, no se encuentran las propuestas japonesas.

Fue en la reunión del Consejo Nacional de Seguridad Social, donde Taro Asó, pronuncio sus palabras y criticó prácticas como la reanimanción y los tratamientos para prolongar la vida de los mayores, declaraciones por las que el ministro de finanzas de 72 años, ya ha pedido perdón, aunque no dimitido de su cargo, ante la alarma que han generado en un país en las que ya hay 128 millones de personas mayores de 60 años, número que seguirá aumentando en los próximos años, hasta alcanzar prácticamente al 40% de la población en las cinco próximas décadas.

Lo cierto es que estas palabras han sido manifestadas, aunque no expresadas en público por los muchos alarmistas que anuncian el desmoronamiento de la seguridad social, como consecuencia del pago de cada vez más pensiones y asistencia médica.

Sí bien es cierto, que el país nipón se encuentra al borde de una recesión que hace imprescindible definir un nuevo modelo de crecimiento económico, al igual que ocurre en España, pero muchos expertos en demografía ya han expresado como ese envejecimiento no esta en la base de los problemas del sistema de pensiones y gasto público autual, sino que es la falta de competitividad, productividad, y en nuestro caso, altas tasas de desempleo las que con más fuerza debilitan ese estado de bienestar que se merecen los que trabajaron y aportaron a las arcas públicas en su día.

De ahí qué, y dejando al margen la reciente modificación del sistema de pensiones,  tales como incremento de la edad de jubilación hasta los 67 años, aumento de los coeficientes de cálculo y demás acuerdos sobre lo mismo, no pase por restar años de vida a los mayores, sino por mejorar lar relación entre trabajadores y pensionistas, así como la productividad de los primeros.

En relación con esto, ayer se celebro el Pacto de Toledo para llegar a un acuerdo sobre la ley de Actualización, Adecuación y Modernización del Sistema de la Seguridad Social, sí quieres saber más, te recomendamos:  El encuentro del Pacto de Toledo.

Publicidad