Publicidad
Publicidad
Publicidad

¿Qué ocurre con los productos financieros?

Este 2008 es un año para el olvido en cuanto a que esta crisis nos ha tirado por los pisos. Sin embargo ya debemos apuntar nuestros cañones hacia 2009 y proyectar que haremos con nuestro dinero.

Lo cierto es que a lo largo del año, las entidades financieras que operan en España ofrecieron ciertos productos, que poco a poco están bajando los tipos de interés, en muchos casos eso desalienta su contratación, y en otros lo alienta.

Veamos algunos datos publicados por el Banco de España. Por ejemplo, el tipo de interés medio de las hipotecas contratadas en noviembre se ubicó en el 6,07%, 0,64 puntos más que el año pasado. Por su parte, la remuneración que ofrecen los depósitos, se situó en el 5,04%.

En resumen, la banca cobró a sus clientes 1,25 puntos porcentuales más por prestarles dinero para adquirir su vivienda de lo que les pagaron por su ahorro en depósitos a plazo, y 0,64 puntos más de la tasa que aplicaban un año atrás.

Depósitos

El mercado dedicado a la captación de pasivo fue en descenso. Comenzó el año seduciendo a clientes con remuneraciones altas, y está cerrando 2008 con descensos considerables, quitándole cierta atracción a este tipo de producto financiero.

Los tipos atractivos ya no están, y los productos combinados y a largo plazo empiezan a ganar terreno. Para destacar las ofertas, las cajas de ahorro ofrecieron mejores condiciones que los bancos.

Cuentas Remuneradas

Al igual que los depósitos, las cuentas remuneradas han bajado en cuanto a su atractivo. La mayoría de las entidades ha intercalado aumentos y descensos, pero estos últimos se han quedado y terminarán por marcar este final de año.

Ya no veremos tipos como 7% TAE o 6% TAE, las mismas ofertas ahora han bajado entre 1% y 2%, sumándose a la tendencia de los depósitos, con ofertas de tipo medio. Parece que la bonanza ha llegado a su fin. 

Préstamos y Créditos

La crisis ha llevado a que las entidades presten menos, endurecieron las condiciones y eligieron cuidadosamente a quienes le prestaban y bajo que condiciones. Los españoles sufrieron la escacez de ofertas.

Para los préstamos al consumo, la TAE se disparó hasta el 11,13%, aunque el descenso del Euríbor llevará a que las entidades bajen los tipos y que poco a poco sea más barato acceder a un crédito, aunque la incertidumbre y desconfianza no abrirá el grifo del préstamos como sucedía años atrás.

Hipotecas

Este ha sido uno de los productos que más ha sufrido los efectos de la crisis. Los bancos concedieron muy pocas hipotecas y las incertidumbres han terminado por elevar el diferencial en los tipos variables. Sin embargo la baja de los últimos tiempos en el índice euribor ha mejorado las perspectivas a futuro y parece que tendremos buenas noticias a partir de la segunda quincena de diciembre.

La baja en los tipos aplicada por el BCE permitirá que tres años de alzas queden atrás, y que las familias españolas puedan acceder a un préstamo hipotecario en condiciones de poder pagar.

Publicidad
Comments are closed.