Publicidad

Nuevo plan de rescate para Grecia

El nuevo plan de rescate para Grecia y que está está dilatado en medios de tiras y aflojes de cifras y de intereses y que es fundamental no solo para ayudar a Grecia sino para sostener a la Eurozona y si se lograse un acuerdo en la UE se tienen serias dudas de que le permitirá solucionar la crisis de deuda aunque pueda ser una señal que se pueda sacar adelante el segundo rescate de Grecia. Además de hacerle frente también plantea una solución estructural y sin tener que recurrir a ningún plan B. El rescate griego costará según algunas estimaciones unos 145.000 millones de euros a cálculos de La Troika tras haber estado en Grecia realizando como quien dice un trabajo de campo sobre la economía griega.

Para La Troika que está conformada por la Comisión Europea (CE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE), si se quiere rescatar a Grecia el desembolso por esta utopía se llevará de las arcas unos 145.000 millones de euros lo que serían los costes por el segundo paquete de rescate. Que se elevarán los costes no responde a la inflación, sino a que el desembolso creció por que ha empeorado la actual situación económica de Grecia, de aceptarse esta cantidad en cuanto a la diferencia los acreedores privados, y los socios de la UE deberán sacar de sus bolsillos y arcas los costes. Significa tener que pagar hasta 15.000 millones de euros más que los 130.000 millones de euros que se afirmaron en Octubre.

Anteriores Noticias y Números Sobre el Rescate de Grecia:

Este acuerdo de parte del Eurogrupo irá más allá de lo lanzado durante el pasado mes de Mayo de 2010 con el Fondo de Estabilidad Financiera. Han aclarado que además de enfrentar las necesidades de dinero de Grecia, también enfrentará la situación de la banca griega, los tipos de interés que aplica la UE sobre Grecia.

Finalmente los jefes de Estado y de Gobierno de la Eurozona lograron un acuerdo para el segundo rescate de Grecia en el que incluye nuevos préstamos de la UE y el FMI con la contribución de la banca privada, y que incluirá se una extensión del pago de bonos de Grecia.

Mientras que al sector público le tocará desembolsar 109.000 millones en 3 años, y el sector privado ayudará en dicho periodo aportando 50.000 millones de euros, lo que hará que se alcancen un total de 135.000 millones hasta el año 2020.


Junto al objetivo del nuevo plan de poner de una vez un freno de un potencial contagio de la crisis de deuda, por lo que se flexibilizará el Fondo de Rescate de 750.000 millones de euros, de esta forma podrá otorgar créditos preventivos y recapitalizar bancos que sean de países con graves dificultades más allá de ser rescatados.

Confían que esta vez se de un mecanismo de resolución de la crisis mucho más certero. También se puede ver que se busca dar una solución sobre los objetivos estructurales, y no coyunturales.

Se llevarán adelante una serie de iniciativas que incluyen un nuevo paquete de ayuda por 55.000 millones de euros. También se involucrará el sector privado participando en un canje de la deuda de Grecia por bonos nuevos.

También habilitarán una línea de liquidez para préstamos de emergencia con lo que se podrá capitalizar a la banca de Grecia. A la vez se relajan las condiciones del préstamo por 110.000 millones de euros.

Una de las mejorías que brinda es su alcance y que tratará de solucionar las varias grietas con que hoy vive Grecia y que no se puede terminar de cerrar.

Aunque se ha notado algún alivio en el mercado, aún resta saber cual será su respuesta cuando se comience a aplicar y siempre que el acuerdo se respete llegado el momento.

Lo que no hay que tapar es que Grecia continuará con su crisis de deuda, las medidas y el rescate en sí son una solución hasta cierto punto pero en tanto y en cuanto no pueda pagar no podrá librarse de su actual estigma así como de un posible default.

Se espera que el mercado vea mejores señales y que la posibilidad de un efecto contagio entre los estdos se diluya.

Este acuerdo logró que se dejaran de lado ciertos obstáculos. El del BCE que rechazaba que Grecia pueda ingresar en impago. Lo que evitaría que las entidades financieras de Grecia pudieran tomar dinero del BCE. Si se diera un default provocaría ejecutar los contratos de seguro de impago (CDS).

Mientras que, el gobierno alemán pretendía que participara la banca privada en el rescate, y por el lado de Francia postulaba un impuesto sobre la banca.

Algo que podría darse sería de parte de las agencias de rating declarar a Grecia como insolvente aunque gracias a que se encontraría avalada, su nota sería alta.

Respecto a la confianza sobre el canje de deuda, falta dar pasos sobre como aplicarla se espera que con las nuevas medidas pueda llevarse adelante de forma efectiva. Dicho canje de deuda ante ello deberán extender los vencimientos de la deuda griega a cambio de avalarla por parte del Fondo Europeo de Estabilidad, algo que podría darse finalmente.

Las condiciones de préstamo actual se modifican, los créditos se extenderán de 7 años pasarán a ser hasta 15 años. Los tipos de interés descienden al 3,5% del 4,5% actual, esto es muy bueno para el Gobierno griego.

A su vez los bancos griegos, tendrán la posibilidad de recurrir al BCE con su nueva deuda además de solicitar préstamos de emergencia. Un logró ha sido que los bancos acreedores aceptaran peores condiciones sobre sus préstamos, y a cambio del no impago de deuda de Grecia.

Imagen: vivenciesjosep.blogspot

Publicidad
Comments are closed.