Publicidad

¿Más integración con menos soluciones?

Los problemas de deuda en Europa han sido tan persistente y generalizados que la crisis se está empezando a sentir como la nueva normalidad. Han sido por lo menos 18 meses desde que la crisis se convirtió en una verdadera crisis, y muchos analistas dicen que no hay más dolor por venir.

Bien expresado fue así por IHS Global: “No estamos fuera de peligro, pero todo el mundo tiene la esperanza de que la eurozona pronto puede salir adelante”.

A pesar de un sinnúmero de reuniones de emergencia este año, los responsables políticos europeos no han logrado convencer plenamente a los inversores que la salida de la crisis está bajo control.

Los líderes de la UE acordaron una serie de medidas contra la crisis en octubre, después de que quedó claro que las propuestas anunciadas en julio fueron insuficientes. Sin embargo, el último plan de rescate sigue siendo un trabajo en progreso, con el afán de aprovechar un fondo de rescate respaldado por el gobierno que no parece ir a ninguna parte.

Como resultado de ello, no está claro cómo la crisis se resolverá, dejando a los inversores en incertidumbre acerca de la amenaza de una de las crisis más importantes de Europa. En este sentido, Grecia sigue siendo un desastre, Italia está en mejores condiciones financieras, pero puede caer si los inversionistas nerviosos continúan exigiendo mayores tasas de interés a sus bonos.

Ambas naciones han instalado nuevos gobiernos que se han comprometido a implementar reformas. Pero muchos inversionistas son escépticos de que los nuevos líderes en Atenas y Roma tengan éxito donde sus predecesores han fracasado.

España también ha estado bajo presión ya que los inversores dudan de la solvencia, básicamente, de todos los gobiernos de la zona del euro, incluso aquellos con presupuestos equilibrados y los niveles de deuda relativamente manejables.

Incluso Francia , la segunda economía de la eurozona y uno de los miembros de su núcleo, se ve ahora como vulnerable al contagio.

Por el contrario, Alemania sigue disfrutando de los costos de endeudamiento cerca de mínimos históricos ya que los inversores habitualmente acuden a la mayor economía de la eurozona cuando se trata de seguridad.

Mientras tanto, el riesgo de una profunda y dolorosa recesión en Europa está aumentando, con los mercados financieros nerviosos por el futuro de la unión monetaria del euro. Además, el sistema bancario en Europa está mostrando signos de agrietamiento, achicando el volumen de préstamos.

Todo esto ha puesto presión sobre el Banco Central Europeo, para romper con la tradición y convertirse en el prestamista de los gobiernos de la zona euro.

El BCE ha estado interviniendo en el mercado de deuda soberana de forma temporal y limitada, ya que volvió a abrir su programa en el mercado de valores en el mes de agosto. Sin embargo, los inversores quieren que el banco central se comprometa a comprar bonos grandes y sin límites.

El BCE ha argumentado que la intervención ilimitada en el mercado de bonos sería ilegal, ya que el banco tiene sólo el mandato de “mantener la estabilidad de precios“.

Pero los partidarios de la intervención del banco central dicen que el BCE es la única institución europea con la capacidad financiera para restaurar la confianza en los mercados globales.

El Fondo Europeo de Estabilidad Financiera es lo más parecido a un reemplazo del BCE, pero no posee suficiente financiación para apoyar las necesidades de financiación de Italia. Los detalles de un plan para ampliar su 440 mil millones de euros hasta 1 billón aún no se han finalizado.

El problema, dicen los expertos, es que tener una moneda común y una política monetaria común no es sostenible sin una mayor cooperación en materia económica y fiscal. Pero los pasos hacia la “integración” en Europa podrían implicar reescribir los tratados existentes y plantear preguntas espinosas sobre la soberanía nacional. Por lo tanto, pocos esperan que los funcionarios anuncien acciones concretas en el corto plazo.

¿Soluciones? No hay muchas, es la separación o un fortalecimiento de la integración, pero tranquilos, porque los cambios en el Tratado llevan tiempo y no deben ser visto como la solución inmediata para la crisis actual.

Publicidad