Publicidad
Publicidad
Publicidad

¿Cuánto tiempo les queda a las cabinas rojas de Londres?

Parece que las 11.000 cabinas rojas de teléfono que hay en Londres tienen los días contados. Este mítico símbolo de la ciudad está en desuso gracias a la llegada de los móviles, que tanto han influido e influyen en nuestra vida diaria. La comodidad de los usuarios y la “vida fácil” hace que cada vez seamos más dependientes de cosas móviles, de compras online y de hacer menos esfuerzo para conseguir lo mismo.

Desde London School of Economics, una de las escuelas de negocios más prestigiosas del mundo, un grupo de jóvenes quedaron en segunda posición gracias a su nueva visión de las cabinas telefónicas londinenses, que además de no utilizarse, están sucias, viejas, y puede que incluso den una mala imagen al turista y a la propia ciudad. Estos jóvenes propusieron instalar en estas cabinas unos paneles solares en el techo, que permitan cargar más de 100 móviles al día, de este modo se volverán a usar como un “elemento telefónico”, igual que lo eran antes.

cabina verde londres

Estas nuevas cabinas, de color verde por eso de lo ecológico y el medio ambiente, estarán financiadas por empresas, que podrán publicitarse en el interior de la cabina. Algo así como una sala de espera “mini”. De momento solo se ha colocado una cabina de este tipo, concretamente en Tottenham Court Road, una zona bastante transitada de la ciudad.

Parece que ha tenido éxito, con 6 usuarios por hora, aunque todavía es pronto para saberlo ya que muchos se han acercado hasta allí solo para curiosear y ver el nuevo “invento”. El próximo abril, se colocarán unas 6 cabinas más que ofrecerán su servicio de “carga de móviles” a todo aquel que no pueda vivir sin el más de 10 minutos. 

Ha sido una idea muy bien acogida por los londinenses, ya que las cabinas se han convertido durante los últimos años en un escaparate de la prostitución, que aunque este prohibida su publicidad, no acaba de eliminarse, a pesar de llegar a multas de hasta 1.300 euros. Pero también hay que destacar que ya hay varios interesados en adquirir algunas de estas cabinas emblemáticas por miedo a que se eliminen totalmente.

 

Publicidad