Publicidad
Publicidad
Publicidad

Bonos Sukuk

Esta semana ha sido nuevamente la que mostró masivamente el rostro de Bin Laden el llamado mayor terrorista del mundo y el más buscado. Pero fuero de lo que implica políticamente en occidente, oriente y en el mundo, es bueno saber que por más Corán que haya en todos lados rige la política, el dinero y el deseo de invertir y ganar.

Ante el hecho de la muerte de Osama Bin Laden, trajo como consecuencia el alza de invertir en los mercados islámicos. Claro que existe la otra forma de operar e invertir y no despertar los enojos que despierta por estos lados el capitalismo.

Para ello hay un mercado de demanda por las operaciones financieras que se encuentran adaptadas a las reglas de la Sharia denominadas “Sukuk” invirtiendo en bonos Sukuk últimamente con alta demanda. Siendo operaciones de inversión que respetan los mandatos del Islam.

Ya que a ojos del Corán o religión islámica el dinero solamente es un medio de intercambio de bienes, no teniendo la trascendencia y valor que se le da en otros lados, de forma que no es importante su multiplicación contrariando a los populares productos financieros que siempre prometen algún grado de rentabilidad.

Entre los demandados se encuentran los “Sukuk Mudarabah” o “Musharakah”, se diferencian de las acciones en sociedades anónimas, ya que os certificados islámicos tienen como función la de representar la propiedad de sólo una parte proporcional indivisa es decir imposibilitando la división de la compañía.

En cuanto a la rentabilidad, parte de que al ser un activo se puede acceder a retornos fijos y periódicos que son aportados por dicha compañía.

Otra posibilidad son los definidos como productos financieros puros o bonos de cupón cero, los que contrarios a otros no brindan tipos de interés, en cambio un descuento en la emisión del bono.

De esta forma se puede adquirir un título emitido bajo un descuento, mientras que al vencer  se puede obtener un capital acumulado que es establecido previamente.

Por lo que a todo esto, si bien el inversor obtiene en sí un retorno financiero, no a partir del tipo de interés.

Imagen: cibafi.org

Publicidad