Publicidad
Publicidad
Publicidad

Bankia: El Titanic de la banca española

La nave insignia de la banca española Bankia pasa por sus peores semanas de su corta vida bajo su denominación, aunque se diga que es un banco con 300 años de historia…….Su actualidad pasa por ser una entidad nacionalizada más, a diferencia de las otras, Bankia es de las entidades financieras más importantes que posee el sistema financiero español y que prometía mucho pero ha rendido poco.

Ha tenido que pagar los platos rotos nada menos que su expresidente, Rodrigo Rato, en la misma semanas que se dio la nacionalización lo que tira por tierra la especulación de si si o si no a la ayuda a Bankia por parte del FROB para Bankia, y como paso complementario también se modifica la composición de su consejo y de los gestores.

Bankia empieza a tener grietas en su línea de flotación:

En medio de esta movida se conoció que el Gobierno de Rajoy fuerza a parte de la banca a crear bancos malos que en caso de Bankia servirá para volcar en ellos sus activos inmobiliarios tóxicos formando parte del plan de saneamiento de Bankia y de los demás bancos, en el caso de Bankia tomará la posta de su ex-presidente, Rodrigo Rato, en la negociación que se venía dando entre el propio Bankia, el Banco de España y el Gobierno en busca de fijar la forma y los plazos para sanear al que es hoy el cuarto grupo financiero español.

No solo el plan es lo que preocupa, el tiempo corre en cuanto a tener que cumplir con nuevas exigencias de provisiones que trae la reforma financiera de la banca el ejemplo de Bankia es el que debe de sanearse en 5.070 millones de euros en en plazo de 1 año, no es la única entidad por supuesto.

Hasta la salida de Rato se manejaba que necesitaba unos 6.350 millones de euros en ayudas de parte del FROB, y a la vez debería estar devolviendo 4.465 millones de euros vía participaciones preferentes antes de que acabe 2012, junto a esto se había provisionado 9.700 millones de euros a 4 años desde 2012 hasta 2015. Con la salida de Rato puede ser diferente ya que Bankia requiere de medidas adicionales según el Banco de España.

Para evitar el final del Titanic se necesitó de un sacrificio:

Puede decirse que detrás de la salia de Rato ha estado el informe del FMI, y dado que este no entraba en algunos cambios se optó por forzar su salida ahora se puede seguir el camino que el Estado quiere para Bankia. Otro de los puntos que empujaron a la dimisión de Rato, fue que el auditor se negara a firmar la auditoría de Bankia.

Hundirse o nadar:

En los primeros días de Mayo Bankia ya estaba con el agua que podía llegar al cuello y lo único que le queda como cual sobreviviente en medio del mar es hundirse o nadar hasta encontrar un salvavidas o un barco a la deriva y el paraíso sería tocar tierra firme.

Por esos días se daba la señala de advertencia del Banco Central Europeo (BCE) y del auditor además de unos consejos del presidente del BCE, Mario Draghi, y el vicepresidente de la Comisión Europea, Olli Rehn, fue cuando el Gobierno comenzó a hablar firmemente del banco malo y de réplicas de este por cada entidad que lo precise.

Quedaba al borde de hundirse al darse a conocer de parte de la CNMV las cuentas de Bankia si bien eran sin auditar ya que de parte de Deloitte buscaba que se rebajara hasta cero el actual patrimonio de Grupo BFA-Bankia como condición para confirmar las cuentas por si fuera poco quedó en zona de desface para entregar sus cuentas debidamente auditadas.

En esta reunión se habla de varias cosas, además de Bankia. La necesidad de cerrar ya la reforma financiera, de crear bancos malos, de impulsar las fusiones, acelerar las subastas, y sobre todo de Bankia, el principal objeto del acto.

Nuevo capitán y tripulación para el barco:

El relevo ya asomaba como después se confirmó, ese nombre José Ignacio Goirigolzarri como consejero delegado de Bankia por Francisco Verdú. Si bien dicen que no es bueno cambiar de caballo en medio del río peor es llegar a nado.

Así asume Goirigolzarri en Bankia como presidente y así aflora que Bankia requiere otra vez de ayudas públicas, que son más de 7.000 millones de euros.

Un barco muy torcido de enderezar:

Aún con nuevo capitán y tripulantes igualmente Bankia seguía cayendo su valor en Bolsa lo que hace que se deba reunirse el consejo en lo inmediato.

¿La nacionalización la salvación?

A todo esto se daba por acordada la nacionalización de BFA, matriz de Bankia, lo que permitía convertir los 4.465 millones de euros de participaciones preferentes en capital. Se verá si es la solución o si es otro camio errado.

Publicidad