Publicidad
Publicidad
Publicidad

Vacaciones con la tarjeta de crédito

original

Serán varios los turistas que se tomarán vacaciones, a pesar de algunos trabajadores que no podrán tomarse vacaciones en el verano, y de los que se tomen vacaciones, han tomado los consejos de ahorro y de viaje de expertos, como son los de llevar el efectivo que se precise y no por demás, previamente contratar un seguro de viaje, así como el de evitar las comisiones que se cobran por retirada de dinero en cajeros y cambio de divisas, ventajas que ofrece el de llevar la tarjeta de crédito en vacaciones, claro que se después se encuentran con el alto tipo de interés si utiliza el crédito, viendo que las ventajas se diluyen de cierta forma.

Quedó atrás cuando previamente al viaje de vacaciones o de negocios debían pasar por una sucursal de la entidad bancaria a cambiar dinero por el de origen del país al que iríamos. Actualmente esto se vuelvo ventajoso con la tarjeta de crédito, que permite sacar dinero del cajero y si hacemos compras para regalos la tarjeta se vuelve una salvación, y gastar el dinero que ahorraron para las vacaciones para otros gastos que lo ameriten.

Entre las ventajas a la hora de utilizar la de tarjeta en otro país es la de poder evitar la alta comisión cobrada por el banco por cambio de divisa. Aunque claro que en algunos países se cobra a la hora de la misma operación la hace en un cajero electrónico. Algunos aconsejan utilizar limitadamente el uso de cajeros, y previamente calcular el efectivo que requerirán para poder obtenerlo en una sola operación. Ya que las demás operaciones, por compra de productos y pago de servicios con tarjeta, no conllevan comisión, salvo que sea a crédito.

Si de ventajas se trata, muchas veces y cada vez más incluyen seguros de tarjeta, seguros de viaje o seguro de asistencia en carretera.

Uno de los ejemplos es el de la tarjeta Visa Classic de Ibercaja, por medio de una cuota de mantenimiento de 24€, ofrece dichos alguno de los seguros.

Actualmente, a cambio de contar con un crédito el coste se incrementa, no sobre las comisiones de mantenimiento, ya que cada vez se cobra menos por los servicios, entre ellos el de constituir una tarjeta y mantenerla. Lo que si cuesta y por cierto a un coste alto es utilizar el crédito y aplazar el pago de las compra.

Uno de los ejemplos es la Visa iBanesto, la otorgan gratis por domiciliar la nómina, cobra el crédito a un 12,68% TAE; la tarjeta 3Meses Sin de BBVA, es gratuita, pero cuesta un 20% TAE y la tarjeta Visa Oro de Banco Pastor, conlleva una cuota de 65€, cobra el crédito a un 25,34% TAE. En cambio la tarjeta Money de La Caixa, es gratuita si la solicitan por medio de Internet, además de ser Es prepago, con la ventaja de ser Visa.

Fuente: eleconomista
Imagen: pasaramejorvida

Publicidad