Publicidad
Publicidad
Publicidad

¿Tendremos dinero para la jubilación?

Sin duda es la pregunta estrella. El futuro de las pensiones en nuestro país es totalmente incierto. Hay opiniones para todos los gustos, y nunca se sabe cuál será más verídica. Aún así, una cosa es segura. El pago de las pensiones para el futuro no presenta una buena imagen. Actualmente el trabajo escasea, y a pesar de que se está construyendo empleo, aún es insuficiente. Con los contribuyentes a la Seguridad Social del futuro, será prácticamente imposible pagar unas buenas pensiones a todos los jubilados.

Uno de los últimos estudios disponibles es el realizado por la Fundación Edad & Vida, que recoge una serie de informaciones y conclusiones clave para el futuro de las pensiones en España. “El comportamiento ciudadano en la planificación de la jubilación” no solo pone de manifiesto las precariedad de nuestro sistema de pensiones. Además lo llega a compara con otros sistemas, y nos ofrece una visión muy clara sobre la forma de ahorro de los españoles. A continuación, nombraremos algunas de las claves de este estudio, y aquellas conclusiones que nos parecen más relevantes para el conjunto de la población.

En el año 2015, un 35% de la población española tendrá más de 65 años

francia_jubilados

Ahorro en España

En primer lugar, señalar que la crisis de 2008, ha supuesto muchos cambios en la mentalidad hacia la jubilación. Las personas que se encontraban en buena situación, en general han podido seguir manteniéndose igual, son las que se encontraban en niveles algo más bajos, las que realmente han salido perdiendo. Todos sabemos que en época de crisis, el ahorro es algo complicado. Generalmente el excedente se destina a otras partidas o a gastos imprevistos. Además la mentalidad también ha cambiado. Antes de la crisis, muchos estaban dispuestos a prolongar sus años de vida laboral, ahora con las reformas son muchos menos.

Destacar también la “mentalidad de ahorro” en España. Como sabemos la propiedad inmobiliaria es algo habitual en España, y todos soñamos con pagar la hipoteca y ser dueños y señores de nuestra casa. Esto tiene sus pros y sus contras. Así como  en otros países no es algo tan habitual, en España supone el no destinar ese dinero al ahorro. Es decir a una cuenta ahorro o plan de vida/pensiones.

Por último, desde el año 2010, las aportaciones a la Seguridad Social no son suficientes para mantener las pensiones. Por ello se han realizado ajustes y cambios en el mercado de trabajo, con una ampliación de la edad de jubilación, y variaciones en las pensiones. Esto a su vez, tendrá consecuencias a largo plazo sobre le propio sistema de pensiones y sobre su sostenibilidad a lo largo de los años.

¿Qué supone realmente el aumento de la edad de jubilación?

A priori, confundimos el aumento de la edad de jubilación con mayor posibilidad de ahorro, que también, pero hay que añadir algunos factores. Al haber un aumento tan elevado de los jubilados, poco a poco las personas en edad de trabajar por cada jubilado serán muchas menos. A esto hay que añadir un cambio sustancial en lo que serían ciclos de vida “educación, vida laboral, jubilación”.

El aumento de los años de vida, supone un cambio, que se ha producido principalmente en los años de formación y jubilación. Una persona que vive más años, lo hace durante los años de jubilación o de formación, y no amplia sus años de vida laboral. Al vivir durante más años en la jubilación, se debe aumentar la cotización o la productividad, algo que de momento no ha sido así. Por ello esta ampliación supone un cambio en la tasa de sustitución por la que serán menos años en los que las personas generan ganancias económicas y ahorro, y más años los que consumen.

jubilados

¿Pensamos en la jubilación en España?

Lo cierto es que no. El ahorro para la jubilación es insuficiente. Un 71% del ahorro se destina a la inversión inmobiliaria, y el 29% restante en el ahorro financiero de las familias. Además de este porcentaje sólo un 15% se destina a un plan de ahorro o de vida. Otros países, como Suiza o Alemania, con menores tasas de propiedad inmobiliaria, son los que tienen unas mayores tasas de ahorro. El ahorro de las familias españolas sobre el PIB era del 174%, mientras que la media de la Unión Europea estaba en el 216%.

Fuente:  Fundación Edad & Vida, “El comportamiento ciudadano en la planificación de la jubilación”.

 

 

Publicidad