Publicidad

Si fuese una empresa, España estaría quebrada

En una entrevista realizada al economista andaluz Alberto Montero Soler, docente e investigador de Economía Aplicada en la Universidad de Málaga, éste advierte del alto grado de deterioro de la economía española, y asegurando que la solución más adecuada en estos momentos sería la salida del euro.

Si fuese una empresa estaría quebrada

Alberto Montero comienza afirmando que España si fuese una empresa estaría quebrada, ya que el volúmen de sus pasivos o deudas es superior a sus activos.  Según Alberto Montero, “el volumen de deuda que han contraído los particulares, las empresas, los hogares y el sistema financiero, sumado a la que ahora está contrayendo el sector público, en un contexto marcado por sus problemas de déficit fiscal, hace que sea absolutamente imposible pagar la deuda”.

Necesidad de reestructurar la deuda

Según el economista andaluz, ninguna crisis de esta naturaleza se ha solucionado nunca sin haber realizado antes un proceso de reestructuración de la deuda.  Según sus palabras, “lo primero que debemos tener en claro es que existen precedentes que muestran que la solución pasa siempre por esa vía. Los acreedores pierden una parte, los inversores pierden otra, se establece un compromiso de pagos que sea asumible por una parte y que no perjudique a la otra. Cuanto antes se produce esa reestructuración entre acreedores y deudores, menos sufren los pueblos. Cuando ya no se puede sacar más agua de las piedras, la reestructuración empieza a aparecer en la agenda política”.

El gobierno español debería reestructurar la deuda

Continuando con su argumentación, el gobierno español debería, por tanto, proceder a una reestructuración de la deuda, alargando los plazos, modificando los tipos de interés, estableciendo un período adecuado de carencia y negociando una quita.

Para Montero, “gran parte de esa deuda debe ser asumida por los acreedores que prestaron el dinero y que no evaluaron correctamente parte del riesgo en el que estaban incurriendo al prestar globalmente tal volumen de crédito. Aunque cada acreedor individualmente hubiera tomado una postura cuidadosa, el resultado global es una adjudicación de endeudamiento imposible de atender”.

Salir del euro no implica salir de la Unión Europea

Alberto Montero defiende que salir del euro no implica necesariamente salir de la Unión Europea, y pone como ejemplos a países como Suecia, Dinamarca o Reino Unido, donde sus variables macroeconómicas han resultado mejor, durante los diez años de vida del euro, fuera de la Eurozona que dentro de ella.

El eocnomista andaluz señala como los dos principales efectos positivos de la salida del euro a la recuperación de la soberanía nacional y a la recuperación de la moneda.  En definitica la recuperación de la soberanía económica.  Para Montero “la economía española se ha desmantelado en los últimos diez años orientándose hacia los sectores claves: por un lado, en la construcción ya hemos visto el resultado de una burbuja inmobiliaria que ha provocado una caída tremenda del PIB y un incremento del desempleo muy importante. Por otro lado, el sector servicios. Dentro de la Eurozona se preveía desde un principio que lo que iba a haber era una especialización internacional del trabajo”.

Publicidad