Publicidad
Publicidad

El euro cotiza a un máximo histórico frente al dólar. El desplome del billete verde se debe, en gran parte, al sentimiento de que el presidente de la Reserva Federal, Bernanke y el Secretario del Tesoro, Paulson, declararán en el sentido de que las problemas en el mercado del crédito están afectando negativamente a la economía norteamericana.

La divisa norteamericana cede también contra el yen y el dólar australiano. El dólar está en su nivel más bajo desde que se creó el euro en 1999 y parece que está en riesgo de seguir cayendo. La sensación de que los problemas financieros, las quiebras y el mercado inmobiliario aún no ha tocado fondo sigue planeando en el mercado y esto es lo que genera un sentimiento negativo frente al dólar.

El desencadenante del desplome de las dos últimas sesiones son los problemas de Fannie Mae y Freddie Mac. Ambas hipotecarias suman 12.000 millones de dólares en hipotecas, el rescate por parte del gobierno norteamericano en forma de préstamos de la Reserva Federal implica mayor oferta monetaria y, por tanto, inflación y desplome de la divisa.

El fin de semana pasado Paulson planeaba incluso tomar acciones de las hipotecarias aunque en estos momentos parece poco probable tal posibilidad. Las acciones de Fannie Mae y Freddie Mac pueden seguir desplomándose lo que puede interpretarse como un barómetro de la confianza que se tiene en el plan del departamento del tesoro. Las acciones de Fannie Mae están cayendo más del 18% en la preapertura y las de Freddie Mac un 21% que se suma a los importantes desplomes que llevan acumulados en las últimas semanas.

Los datos macro que se han publicado hoy confirman un escenario de mayor inflación de lo previsto y menor demanda. Las ventas minoristas han subido menos de lo esperado, ha caído el índice manufacturero y el índice de precios mayoristas ha subido más de lo que se esperaba. La inflación subyacente podría estar cerca de un 3%.

El norteamericano de a pie está asustado. La gasolina está por las nubes y, en muchos casos, la deuda que soporta su casa es superior al valor de la casa. A esto hay que añadir los problemas para refinanciar y el oscuro panorama electoral. El sentimiento es tan negativo hacia las bolsas y la economía en general que muchos no recuerdan una situación como esta a lo que hay que añadir el pánico bancario de Indymac. Los expertos hablan de un 2010 de horizonte para que las cosas comiencen a mejorar pero de momento todo va mal y puede empeorar.