Publicidad
Publicidad
Publicidad

No es solo economía, estúpido

gorba31

La frase original “La economía, estúpido” (en inglés the economy, stupid), ha sido utilizada desde su boom mediático para justificar que todo lo que mueve al mundo es el dinero.

Sin embargo, esta es una lectura parcial de aquellas palabras promulgadas durante la campaña electoral de Bill Clinton en 1992. Algunos, han intentado justificar esa frase con la victoria demócrata que desterró a “Bush padre” de la Casa Blanca.

Sin embargo, es necesario leer más allá de una simple frase. Bill Clinton (que siempre hace lo posible para mantenerse en las portadas de los medios) no ganó únicamente por la situación de las finanzas públicas, el país estaba en guerra y las divergencias internas del partido gobernante hacían lo posible para boicotear su propia continuidad.

Lo que intento explicar es que la economía ha sido utilizada siempre como un pretexto para justificar cambios, ya sean buenos o malos. La economía es un instrumento que la política manosea con fines puntuales. Esto es una especie de pretexto de los hombres a la hora de manipular decisiones políticas.

Si navegamos en la Web, la definición que existe de economía es la siguiente ” la ciencia social que estudia las relaciones sociales que tienen que ver con los procesos de producción, intercambio, distribución y consumo de bienes y servicios, entendidos estos como medios de satisfacción de necesidades humanas y resultado individual y colectivo de la sociedad”.

Por lo tanto es una ciencia que tiene leyes, teoremas, definiciones exactas, que por cierto, y allí radica la cuestión, están puestas en acción por seres humanos, que responden a intereses personales o corporativos impulsados por políticas.

Entonces, ¿es la economía, estúpido? No, debemos ver más allá de ese límite, en la práctica actual la economía responde a la política ya que las decisiones se enmascaran en los números. La historia reciente avala esta teoría, por ejemplo, el petróleo modifica su precio cuando existen guerras o conflictos en zonas sensibles (en los últimos 40 años el “oro negro” superó 70 veces su precio).

Podríamos hablar del “Efecto Tequila” en México, la peor crisis de la historia de 2001 en Argentina, etc. Pero tal vez el principal acontecimiento de la historia reciente es una respuesta, la Perestroika y la caía del comunismo. Si bien el cambio fue económico, las decisiones fueron de estrategia política y tenían como fin el cambio geopolítico internacional, y la nueva división del mundo.

No solo cayó el comunismo como expresión económica de una idea política, fue una puesta en escena de como quienes mandaban en el mundo, impulsarían un nuevo orden mundial. Allí se jugaba más que la entrada de la propiedad privada a los países del este, estabámos hablando del rol del Estado en la vida de la población.

Por eso, debemos entender que la economía es una ciencia que los hombres aplican según sus intenciones, y que en muchas ocasiones es utilizada y demonizada con el fin de ocultar mamarrachos de los políticos que la ensucian para lavar sus manos sucias.

Publicidad
Comments are closed.