Publicidad

Manual de supervivencia para el ahorrador que va a la sucursal de la esquina (Y van tres) – La moda de las externalizaciones

El inversor cuando ya tiene claro una serie de ideas: la cantidad de dinero que es prudente poner en riesgo y el tipo de fondos que le interesa, se enfrenta a un nuevo problema. ¿Cuánto paga realmente por el servicio de gestión de sus fondos de inversión.

Como se ha comentado en el post anterior la red de una entidad tiene un carácter muy comercial y, como en todos los ámbitos se impone la moda de la externalización (outsourcing para los que van de finos), lo de las fábricas de coches subcontratando hasta el extremo no es nada comparado con esto.

Cajas y bancos han optado por especializarse en la ‘colocación’ y otros están especializados en la gestión, y aquí hay un problema, porque esto está en la relación con la comisión de gestión y la rotación, es decir, en lo que me cobran. Aclaremos los conceptos en palabras sencillas.

Si compro un fondo de inversión estoy pagando una cantidad todos los días en concepto de gestión, que quede claro: todos los días. Esta cantidad es fija y es conocida por el inversor pero… ¿si el banco externaliza la gestión y compra a otro fondo?, ese otro puede tener otra comisión de gestión diferente, y si compra a un hedge fund, lo mismo. Es decir, hay una cadena de comisiones que en la práctica es muy opaca. Nuestro Forest Gump conoce una comisión, la primera, no las que van detrás hasta llegar al señor que compra y vende acciones, bonos o lo que sea. 

Si voy a hacer la compra a la tienda me saldrá, a la larga, más caro que si se lo compro directamente al productor. Se va a la tienda porque es mucho menos costoso que ir de productor en productor y, por otra parte al productor de un solo producto no le interesa vender pocas cantidades. Los mayoristas tienen una función y los distribuidores otra, y aportan valor añadido: poner a disposición del consumidor o del detallista las cosas. Pues bien esto es parecido, pero a diferencia de que para un banco no se cierra la operación al vender un producto financiero, sino que esa operación le genera un flujo continuo de comisiones hasta que se termine la relación con dicho banco o caja. Para una entidad un cliente de fondos, planes de pensiones o similar es como una vaquita que va ordeñando todos los días poco a poco.

Para poner las cosas ‘faciles’ la Comisión Nacional del Mercado de Valores nos obliga a un sinnúmero de clicks hasta llegar a lo que queremos saber, si nuestro fondo tiene algo que gestiona otro y en qué medida.

Instrucciones para consultar en la cnmv

Ir a cnmv.es
Ir a consulta de registros oficiales
Ir a instituciones de inversión colectiva
Ir a Listado completo de fondos de inversión mobiliaria
Encontramos un fondo, el que sea
Luego vamos a búsqueda de registros oficiales -> búsqueda por entidad
Ahí escribimos el nombre del fondo
Se pincha en información periódica pública del fondo
Se consulta el último informe
Luego se le da a composición de la cartera

Y ya estamos, vemos en aquel momento qué tenía el fondo. En algunos casos encontramos otros fondos de inversión, fondos cotizados o participaciones en hedge funds.

Aquí vamos a hacer un pequeño paréntesis. Un hedge fund, se dice que es ‘algo’ para gente de mucho dinero y alto riesgo, mentira. Un hedge fund son unos señores que proporcionan un servicio mayorista, es decir, sus clientes o son de mucho dinero o son bancos y cajas. Sus clientes, por tanto, son lo que se llama ‘institucionales’. Usted, sin saberlo, puede ser un cliente de un hedge fund si el gestor de su fondo ha decidido comprar una participación.

Con toda esta maraña quédese con una idea: si se producen estas externalizaciones nunca puede tener claro cual es la rotación de su dinero (las veces que su capital compra acciones o bonos y las vende), ni la comisión que paga, sólo conoce el primer eslabón de la cadena. Por otra parte esto no es necesariamente malo. A usted le interesa la rentabilidad neta, lo que se queda por el camino si se lo han ganado bueno es. Lo que hay que vigilar es que el fondo en cuestión esté bien gestionado y hacer un seguimiento del valor liquidativo de ese fondo al menos mes a mes y mejor semana a semana.

Si es cliente de un fondo tiene un número de participaciones. Si multiplica el número de participaciones por su valor liquidativo obtiene la cantidad de dinero que tiene invertida. Guarde con fecha el valor de su cartera en una hoja de cálculo y observe como sube o baja. El guardián último de su dinero es usted, porque si las cosas van mal ya le contarán una milonga preparada por un experto en marketing

De nuevo puede tomarse la revancha en la sucursal.

Nuestro inversor, hace bien poco un ignoto con cara de pardillo, puede ir a su comercial favorito de la sucursal de la vuelta de la esquina

-He estado mirando la composición del fondo de renta fija que os compré hace un año y el valor liquidativo está cayendo. He mirado en la Comisión Nacional del Mercado de Valores y tiene participaciones de cosas que no entiendo. Mira a ver, porque puede ser que la crisis subprime haya afectado a la parte de la cartera que esté en el tramo corto de la curva

Traducción: el fondo gana menos, deben tener un hedge fund raro o algo así que se ha quedado atrapado con deuda a corto plazo. Si llama a la deuda a largo plazo: tramo largo de la curva y a la deuda a corto plazo: tramo corto de la curva, queda muy guais pero está diciendo lo mismo.

Seguiremos…

Publicidad

4 responses to “Manual de supervivencia para el ahorrador que va a la sucursal de la esquina (Y van tres) – La moda de las externalizaciones

  1. Impagables estos artículos para muchos pequeños ahorradores o inversores que, como yo, nos iniciamos en este “inóspito” mundo de los servicios bancarios. Más aclaratorios que muchas consultas a nuestro amigo Google.
    Gracias, Ignacio.

  2. Gracias.

    Para un ignorante en estos temas me han aclarado muchas cosas.

    Lo haces fácil y todo. Tiene mucho mérito, Ignacio.

    Te agradezco la iluminación.

Comments are closed.