Publicidad

Manual de supervivencia para el ahorrador que va a la sucursal de la esquina (II)

Después de haber esquivado los jamones, la nevera de camping y la batería de cocina y de haber dudado mucho de las bondades de los garantizados y demás estructurados, nuestro inversor va por la calle silbando la canción de los pitufos, ha logrado eludir algunas trampas, pero no debe bajar la guardia. Entra en una entidad y le proponen hacerle un perfil y conociendo su nivel de riesgo asumible, para hacerle una propuesta de inversión, es decir, su asset allocation. Ya empezamos con las palabras raras.

Está la cuestión muy de moda ahora con polémica sobre la MiFID. Nos dicen que las leyes están para protegernos, pero no haga caso, es para proteger a otros. Imaginemos a nuestro querido inversor en una entidad que le dice que tiene que elaborar un perfil. No se preocupe por la barriga cervecera, ni por el tamaño de la nariz, no es eso, es básicamente una propuesta, una oferta acorde con sus condiciones personales y sus intereses.

En la práctica los productos financieros de ahorro o inversión son muy sencillos. Puede ser un depósito: el banco toma dinero de usted, se lo presta a otros y se queda con un margen. Puede ser que usted compre un fondo de inversión, en ese caso alguien compra y vende acciones o bonos por usted. Por último puede comprar acciones, bonos, letras o similar usted mismo. En todos los casos, repito, todos hay riesgo. Si usted tiene el dinero en depósito tiene el riesgo de que el banco entre en problemas, en ese caso le respalda el Fondo de Garantía de Depósitos. Si se compra un fondo de inversión hay riesgo de que caiga lo que tiene comprado, o de que la gestión sea mala.  Si quiere riesgo cero busque una baldosa en casa que se mueva un poco y meta debajo el dinero.

Como uno ha visto ya muchas cosas, ha podido ver unas ‘elaboraciones de perfil de inversor’ que eran, poco menos que una fotocopia, es decir, se les endosa a todos los clientes prácticamente la misma receta. Básicamente lo que se mira es la edad.

Se le aconseja más riesgo al más joven y al más mayor menos. La explicación que se da es que los fondos de riesgo tarde o temprano recuperan el capital, y la persona joven dispone de un horizonte más grande que la persona de más edad. En palabras sencillas que el joven se queda enganchado en un fondo de inversión de riesgo alto y no pasa nada, como es joven que aguante a ver si se recupera.

La vida real es diferente, el joven no suele tener capacidad de ahorro, anda entrampado con la hipoteca, los niños, si los tiene y demás historias. Si consigue reunir un capital es posible que se meta en riesgos altos, pero muy probablemente porque es tan poco dinero que se lo juega mirando al cielo y esperando que su capital se multiplique. Aún con rentabilidades explosivas el capital total obtenido seguirá siendo bajo.

La persona de más edad suele querer tener el dinero más controlado, en un principio para que pueda disponer de él, ya sea para disfrutarla o para donarla en vida a sus seres queridos.

Una cartera, llamémosla normal tendrá un 20% en riesgo alto y un 80% en riesgo bajo. Llamamos riesgo a bolsa, fondos en países emergentes o similares y no riesgo a deuda pública, letras, pagarés, depósitos o fondos de renta fija.

Si elevamos la parte de riesgo a un 30% la cartera puede considerarse agresiva. Con una cantidad en riesgo por encima del 40% podemos considerarla muy agresiva. Esto está en los libros y los finos le llaman ‘asset allocation’, posicionamiento. Para no meternos en mucho lío se puede decir que hay poco que decir sobre este tema. Una cartera con más de un 30% en bolsa, divisas y demás es una cartera nada aconsejable si no se está encima de ella y sabe uno del tema.

En resumidas cuentas tenemos un porcentaje próximo al 80% que hemos de poner en riesgo bajo, puede ser un depósito, un fondo de bonos o similar. La ventaja de un depósito es que tengo claro cuanto voy a recibir, la desventaja con respecto a un fondo es la fiscalidad, pero hay que tener claro que los bonos tienen riesgo y, con la crisis subprime, hemos visto que los fondos de dinero (renta fija a muy corto plazo) también.

Cuando se habla de riesgo bajo quiere decir que lo que compremos no estará en dólares, rupias, coronas danesas o será deuda de países raros. Si un bono soberano está en otra divisa su riesgo sube y si es de un país emergente (Asia pacífico excepto Japón y europeos que no usan el euro) o en inmersión (Latinoamérica), el riesgo se va al tope. Debe ser un fondo eurozona. Tenga clara otra cosa, si los tipos de interés están al alza los bonos a largo plazo bajan, si están a la baja los bonos a largo plazo suben. Si cree que los tipos van a subir saque parte de su dinero de un fondo en bonos a largo plazo y póngalo en corto plazo. Si cree que van a bajar ponga parte de su dinero en bonos a largo plazo. 

Recomendación: si le intentan colocar más de un 30% en fondos de bolsa, emergentes, referenciados a dólar y similares y usted ha dado muestras de no tener mucho conocimiento de los mercados financieros del mundo, corra.

Las entidades tienen esto resuelto comercializando fondos mixtos que reúnen, más o menos las condiciones que se han descrito. No necesariamente todos son buenos, tampoco son iguales entre sí pero si es cierto que tienden a tener una cartera de compromiso con los números que se han dado.

Por último hablemos de la diversificación.

Si hay un paisano, al menos, gestionando cada fondo, en la medida que tenga más gestores en más fondos menos riesgo tendré. También en la medida que más cosas diferentes tenga mejor estaré diversificado. Pues bien en el pasado se han hecho herejías como colocar, a personas sin conocimiento alguno del tema, fondos enfocados en un solo sector, con el consiguiente desastre. Si le ofrecen algo referenciado a un sector concreto es que hay gato encerrado. Da igual que le cuenten que el sector de la energía irá bien, o las telecomunicaciones o la biotecnología. Esos fondos pueden ser buenos ingredientes pero no hacen un cocido.

Imaginemos que le ofrecen un fondo sobre empresas energéticas en dólares, ahí tiene riesgo mercado, más riesgo sector y riesgo divisa. Eso solo tiene sentido como un trocito de la parte del riesgo pero ni se le ocurra meter ahí más del 5% de su patrimonio.

Antes de firmar nada estudie la propuesta, compare los fondos con otros y vea que todo es coherente. Visite la página de Morning Star , y mire si la calidad que le ofrecen es buena (que tenga estrellitas), que la rentabilidad es razonable y que el riesgo (donde dice Desv tip 3a) es similar a los fondos de su misma clase.

Por último, disfrute, de la vuelta a la tortilla y sea usted el que se tira el pisto.

Quédese con estos conceptos.

Riesgo: El riesgo se mide sencillamente por los leñazos que pega algo parriba y pabajo. Si va subiendo suavecito es poco riesgo, si sube pero dando botes es riesgo alto. Para calcularlo se habla de volatilidad y desviación estándar de las rentabilidades. Pero hágame caso, son los botes que da, ni más ni menos. Ahora a los botes llámelos volatilidad.

Assett Allocation: son los tantos por cientos esos, 20/80, 30/70, en general es como distribuyo el riesgo.

Ratio de Sharpe: es, más o menos, un numerajo que sale de dividir lo que renta de media al año por los botes que pega. Si es muy rentable y los botes son pequeños el numerajo es alto. Si es poco rentable y da muchos botes el ratio de Sharpe es bajo. Que el ratio sea alto es lo bueno. Sirve para comparar varios fondos del mismo tipo. 

Ahora tire para la sucursal y suéltele algo así.

“Estaba pensando en reestructurar mi assett allocation más en relación a la coyuntura del mercado, había pensado en poner en riesgo el 20% de la cartera y quería que me dieras tu opinión para eso. Búscame unos fondos con un ratio de Sharpe bueno, ya sabes por encima de la media, pero nada de activos referenciados al dólar, sigue débil y no creo que vaya a repuntar tal y como están las cosas. Ya me paso por aquí para ver la propuesta.”

Bueno, en algún momento tenía que llegar el momento de la venganza. No iba a ser siempre uno el que compra la mariposa cervical.

 (Continuará)

Publicidad

2 responses to “Manual de supervivencia para el ahorrador que va a la sucursal de la esquina (II)

  1. un artículo muy interesante, con los conceptos de inversión definidos de forma que cualquiera los entienda. enhorabuena.

    en lo referente a depósitos, Caixa Galicia acaba de lanzar el On Depósito 5, que ofrece una rentabilidad de 5% TAE a 3 meses, con total disponibilidad de los fondos. para dinero nuevo; desde 6.000 euros y hasta 150.000; hasta el 30 de diciembre de 2007.

    un saludo

  2. ENGAÑO EN ING:
    Durante 10 años he tenido un fondo de inversión en ING, el agente que me lo contrató no ha movido mi dinero en todos estos años y he tenido importantes pérdidas, nunca me llamó para mejorar o cambiar las inversiones. Siempre pensé que mi dinero lo gestionaba ING y me sentí segura. Ahora no sé si la empresa responderá por toda esta mala praxis.
    Que alguien me conteste, estoy negociando con ING…
    mmerino@mc-prevencion.com

Comments are closed.