Publicidad

Los bancos apuntan a Internet y relegan la apertura de oficinas

 

La banca online ha dado en los últimos años un salto muy importante en varios aspectos.

Uno de ellos, ha sido el crecimiento en un 41,3% en el número de clientes, en comparación con 2006. Hoy, existen 8,2 millones de usuarios, mientras que dos años atrás, solo existían 5,8 millones de consumidores registrados.

Las entidades han puesto en marcha este sistema, apoyando su estructura en la banca por Internet y los cajeros automáticos, y así han conseguido aliviar las tareas administrativas en las oficinas, potenciando su función comercial.

Pero para adaptarse a las nuevas tendencias, las entidades financieras debieron profundizar su operatoria y mejorar ciertos puntos que estaban pendientes.

El éxito de esta nueva metodología financiera desarrolló una banca a distancia, con mayor variedad de productos y servicios.

Otro de los ítems fundamentales para potenciar esta actividad ha sido el mejoramiento en los niveles de seguridad y accesibilidad, atrayendo a los clientes, en vez de espantarlos con complicaciones y miedos.

Sin embargo, la utilización de la tecnología ha llevado tanto a clientes como a la banca a desarrollar nuevas tendencias que complementen los métodos tradicionales.

La implementación de la telefonía móvil en las operaciones financieras se ha integrado al avance de Internet, en especial a la hora de atraer a los jóvenes al mundo de los productos financieros.

El sistema de alertas por ‘SMS’ se ha convertido en uno de los recursos mas utilizados, con gran éxito en los últimos tiempos.

El éxito en la implementación de estos canales ha llevado a las entidades, en especial a los bancos, a desacelerar la creación de nuevas oficinas, aunque las cajas han continuado con su política expansiva.

A pesar del desarrollo de la banca online, La Caixa, BBVA y Banco Santander se destacan entre las entidades mayor cantidad de oficinas.

A continuación se ubican Caja Madrid, Banesto, Banco Popular, Banco Sabadell, Caixa Catalunya, CAM, Bancaja e Ibercaja, todas ellas con más de 1.000 oficinas.

Publicidad