Publicidad

La clave para aumentar la eficiencia del transporte mundial

Uno de los problemas más comunes de todos aquellos que viven en grandes ciudades son los atascos. Llegar al trabajo se puede convertir en una odisea y el transporte público no es una opción para muchos ciudadanos. Retrasos, aglomeraciones y malas conexiones son algunos de los adjetivos que acompañan al transporte público. Dejar el coche cerca de una estación de tren o metro o caminar durante varios minutos desde una parada de autobús son algunas de las prácticas habituales que apoyan la idea de ineficiencia de los transportes públicos.

Pixabay

La movilidad, es decir, el movimiento de personas y bienes, es una necesidad humana fundamental y un elemento clave para la prosperidad económica y social. Todos los días se producen desplazamientos de miles de millones de personas. Además, los productos que compramos llegan a las tiendas junto a toneladas de otros bienes y cargas que se mueven por el planeta. Sin embargo, la movilidad puede ser un desafío, según publica World Economic Forum.

Los desafíos se extienden más allá de inconvenientes menores e incluyen problemas verdaderamente cruciales. Por ejemplo, en los Estados Unidos, el tercio más pobre de los hogares gasta alrededor del 16% de sus ingresos en transporte, mientras que el tercio más rico gasta la mitad de sus ingresos. Además de la carga financiera del transporte, un aumento en los vehículos de reparto y de vehículos de transporte privado está causando muchos atascos. Entre 2005 y 2015, a medida que los clientes desarrollaron el hábito de comprar artículos individuales online, el número global de paquetes creció en un 128%. Un crecimiento que contrasta con el déficit mundial en el gasto de infraestructuras en carreteras, puentes y otros activos.

A esto hay que añadir que la población mundial continúa creciendo. Concretamente se espera que en el año 2050 la población llegue a 9.700 millones de personas. De ellas, dos tercios vivirán en las ciudades y en cuarenta “megaciudades” habrá un mínimo de 10 millones de residentes. Unas tendencias que empeorarán el transporte, tanto público como privado.

Pixabay

Para hacer frente a esa situación, desde World Economic Forum han elaborado una serie de medidas que pueden ayudar a que esta situación mejore. Estas ideas están orientadas a las zonas que tienen un capital de inversión limitado y espacio más que suficiente para modernizar redes de transporte obsoletas. Estas ideas se engloban en SIMSystem, un sistema de movilidad integrado que ofrecerá opciones de transporte teniendo en cuenta plataformas digitales, límites geográficos y regulaciones funcionales.

¿Qué es el SIMSystem?

“Un SIMSystem es un ‘sistema de sistemas’ que mueve personas y bienes de manera más eficiente al crear una interacción entre activos físicos como automóviles y autobuses, tecnologías digitales, como los precios dinámicos y los intercambios de datos compartidos, y las estructuras de gobernanza, los estándares y las reglas con los que operan”, según el estudio.

World Economic Forum

En el núcleo de SIMSystem se encuentra una plataforma digital que se superpone a activos físicos existentes para proporcionar una imagen holística y en tiempo real de la oferta y la demanda de movilidad, así como las condiciones del sistema general (por ejemplo, tráfico, infraestructura, clima). Cuando se realiza, un SIMSystem integra sin problemas modos de transporte dispares para un uso más eficiente de esos activos y la infraestructura que los respalda (por ejemplo, carreteras, carriles para bicicletas, redes ferroviarias, puertos). SIMSystem puede permitir la movilidad que es más rápida, más barata, más segura, más limpia y más eficiente que en la actualidad.

Los principios de un SIMSystem

  1. Centrado en el usuario. El sistema está diseñado para satisfacer las necesidades colectivas e individuales de todos los usuarios.
  2. Diseñado para adaptarse a las capacidades y condiciones del lugar donde se implementa, a los comportamientos y necesidades de sus usuarios y a las mejoras en la tecnología.
  3. El sector privado tendrá que desempeñar un papel principal en el establecimiento de estándares y protocolos abiertos para la creación de intercambios de datos relacionados con la movilidad.
  4. Los gobiernos deberían actuar como coordinadores y aumentar así, la colaboración dentro y entre los gobiernos y el sector privado. Se tendrán en cuenta los tipos de transporte, las geografías y las funcionalidades.
  5. El sector privado debe obtener valor de sus productos, servicios y propiedad intelectual lo que fomentará la participación de amplia base y permitirá la plena realización de un SIMsystem.
  6. Los gobiernos deberían reducir la complejidad institucional y  facilitar una coordinación ágil entre el sector privado y otros gobiernos.
  7. Los gobiernos deberían crear instrumentos de financiación innovadores y modelos comerciales que permitan al sector privado asumir el coste de un SIMSystem y compartir los beneficios monetarios.
  8. Indicadores de desempeño estandarizados para medir el impacto de un SIMSystem en accesibilidad, asequibilidad, sostenibilidad, seguridad, eficiencia e integración.
  9. Crear una coalición internacional público-privada para compartir conocimientos y prácticas en todos los países.
  10. Grupo de trabajo para definir y abordar las decisiones, así como habilitar pilotos SIMSystem en otras zonas.
Publicidad