Publicidad

G-20, un fracaso histórico

La crisis de deuda en Europa sigue pendiente de la economía mundial después de una cumbre de líderes mundiales la semana pasada que no pudo producir nuevas soluciones tangibles. En concreto, el Grupo de los 20 en Cannes, Francia, terminó con promesas de grandes jefes globales de Estado para apoyar el crecimiento económico y crear puestos de trabajo. Pero nada más…

Como siempre, el G-20 sirve de muy poco, y es una reunión política sin trascendencia en materia económica. Cada país hará lo que le parezca y la actividad conjunta solo aparecerá cuando se toquen intereses de los líderes como Estados Unidos, Alemania o Francia.

Por esta razón, vemos que las conversaciones a puerta cerrada han dejado escasos detalles sobre el plan integral de la Unión Europea acordado el 27 de octubre.

El plan del 27 de octubre incluye una serie de medidas para hacer frente a la crisis, incluido el alivio de la deuda de Grecia, los nuevos requisitos de capital para los bancos y los planes para construir una institución financiera “firewall” en torno a las economías vulnerables de la zona del euro.

Menos de una semana después de que se anunció, el ​​plan se puso en duda a raíz de una decisión polémica del primer ministro griego, Yorgos Papandreou. Si bien sobrevivió a un voto de confianza el viernes, el gobierno de Atenas se mantiene en constante cambio. Para el domingo, ya estaba haciendo planes para entregar las riendas a un nuevo ministro.

Dada la incertidumbre política en Grecia e Italia, los inversionistas esperan que los mercados financieros sigan siendo volátiles en un futuro previsible.

¿Cuál sería el peor escenario para Europa?

Grecia necesita mucho para asegurar su próxima entrega de dinero correspondiente al rescate de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional antes de que finalice el año y así evitar el default.

Hay un riesgo material de que Grecia pueda quedarse sin dinero en los próximos meses. El temor es que un default altere el orden público y por eso al evitarse se podría evitar enviar una onda de choque enorme a través del sistema financiero global. Si esto ocurre podría sumir a Europa en recesión y, posiblemente, arrastre hacia abajo la frágil economía de los Estados Unidos. Sin embargo, Grecia no es el único problema que debe resolver Europa.

No olvidemos que Silvio Berlusconi, también podría enfrentar un voto de confianza esta semana, decenas de miles de manifestantes se reunieron en Roma el fin de semana para denunciar el manejo de la economía.

En este sentido, Italia ha visto sus costos de endeudamiento lugar a niveles récord en medio de preocupaciones en el mercado de bonos sobre la capacidad del gobierno para poner el sistema fiscal en orden. Mientras tanto, aún existe confusión sobre el plan financiero para construir un “cortafuegos” para evitar los problemas de Grecia se extienda a Italia y otras naciones del área euro.

La Unión Europea ha propuesto crear un vehículo especial para atraer capital privado para el fondo de rescate conocido como el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera. El objetivo es que las economías emergentes puedan ayudar a aumentar el fondo de 440 mil millones de euros a más de 1 billón. Pero el G-20 terminó sin ningún compromiso público de China, Rusia o de cualquiera de las otras naciones que son vistos como potenciales inversores.

En su declaración oficial, el G-20 instó a una elaboración rápida e implementación del plan del 27 de octubre. Sin embargo, funcionarios de la Unión Europea han dicho en repetidas ocasiones que el proceso político debe ser respetado y la aplicación de las medidas llevará tiempo.

Manténgase en sintonía. Esta semana trae una reunión de todos los ministros de Finanzas de la Unión en el día de hoy.

Publicidad