Publicidad
Publicidad
Publicidad

Flexibilización del yuan

untitled5

Esta semana tuvo como tema relevante para la economía internacional la flexibilización decidida por el gobierno chino de la cotización de su moneda, el yuan, frente al dólar.

El yuan finalizó hoy en 6,7900 por dólar, su mayor nivel de cierre desde la revaluación de julio del 2005, después de que el banco central fijara un tipo diario de referencia en un máximo de cinco años, en un aparente gesto antes de la cumbre del G-20. Luego de la primer semana la moneda china ganó un 0,5 por ciento, con lo que registró su mayor alza semanal desde diciembre del 2008. Los especialistas ya prevén que durante el próximo año se registrará un aumento de entre 2% y 5% frente al dólar.

Pero los analistas ya comienzan a pensar a quien beneficiará y perjudicará esta política monetaria china.
Leía hoy un artículo en The Wall Street Journal donde se manifestaba que esta flexibilización de la tasa de cambio, podría afectar el destino de una amplia gama de compañías a largo plazo, ayudando a aquellas que producen para a los consumidores de China y complicando la vida de aquellas que dependen de las exportaciones de bajo costo.

Al decir de los especialistas, un yuan más fuerte a largo plazo, aumentará el poder de compra de los chinos y ayudará a empresas centradas en el consumidor, como el gigante de bebidas Coca-Cola Co., la automotriz General Motors Co., y el fabricante de celulares Motorola Inc. También podría representar un auge para empresas que alimentan la demanda industrial china como los fabricantes de maquinaria Caterpillar Inc. y Komatsu Ltd., y las mineras BHP Billiton y Rio Tinto.

Para muchas multinacionales, China es su mercado clave, por ejemplo es el mayor mercado mundial de autos, celulares, cerveza y mineral de hierro.

Para Intel Corp. China representó el 16,6% de sus ingresos, para Caterpillar, el mayor fabricante de maquinaria pesada del mundo, cuyo presidente dijo que con el tiempo, una moneda china más fuerte promoverá más exportaciones de EE.UU. a China.

Yum Brands Inc., la cual tiene cerca de 3.500 sucursales de KFC, Pizza Hut y otros restaurantes en China y ha estado abriendo casi que un nuevo local al día, obtuvo 30% de sus ingresos del gigante asiático en el primer trimestre del año.

Tales compañías también se beneficiarían de un yuan más fuerte debido a que sus ventas en China valdrán más cuando las conviertan en dólares.

Las exportaciones estadounidenses a China en los primeros cuatro meses de este año subieron 42% frente al mismo período de 2009 y una apreciación del yuan frente al dólar podría ayudarlas a subir aún más. Pero sin lugar a dudas los exportadores sufrirán, ya que un yuan más fuerte hace que sus productos sean más costosos en dólares.

Algunos economistas prevén que las compañías que serían más golpeadas por un yuan fuerte serían los fabricantes de textiles y ropa y los de equipos de oficina, los cuales tienen márgenes de ganancia muy pequeños y costos denominados en yuanes. Esto también representaría un golpe para minoristas de ropa como Wal-Mart Stores Inc. que compran mucho de China, aunque Wal-Mart, al igual que otros grandes minoristas como Carrefour SA, también se beneficia cada vez más de los consumidores chinos.

Imagen: google
Fuente: TWSJ

Publicidad