Publicidad

¿Existen las inversiones 100% seguras?

Todos en algún momento en la vida hemos pensado en invertir el dinero ahorrado para conseguir una mayor rentabilidad. El problema es que muchas veces no sabemos en qué invertir, cómo hacerlo o cuáles son los riesgos. ¿Existen las inversiones 100% seguras? No, incluso cuando la inversión no tenga nada de riesgo (como es el caso de tener el dinero en una cuenta financiera), siempre existe el riesgo de inflación que hace subir y bajar el valor de lo que tenemos. Pero, si que existen técnicas para minimizar este riesgo o para controlarlo. ¿Cómo invertir sin riesgo? Te damos algunos consejos en este artículo.

Invertir sin riesgo

Cuánto puedes arriesgar

Lo primero que hay que hacer cuando decidimos invertir es calcular bien el nivel de tolerancia al riesgo. Y no se trata solamente de pensar en cuánto estoy dispuesto a arriesgar sino de analizar cuánto puedes realmente arriesgar. Para esto los profesionales aplican una serie de estudios que analizan la situación financiera, personal, familiar, laboral y fiscal de la persona y de su familia. Es muy importante tener estos datos para determinar hasta qué punto puedes arriesgar o qué tipo de inversiones te convienen. Invertir dinero sin riesgo no significa que no lo tenga, sino que el nivel de riesgo es totalmente asumible para nosotros.

Diversificar las inversiones

Para llevar a cabo inversiones seguras otro de los consejos es diversificar la inversión para no arriesgarlo todo a una única apuesta. Para ello debemos escoger una cartera de inversión diversificada que se ajuste a nuestro nivel de riesgo. Es muy lógico, si lo apastamos todo a un mismo activo, si no va bien lo perdemos todo, o al menos todas las oportunidades de rentabilizar el dinero. En cambio si diversificamos es más fácil conseguir una inversión con menor riesgo.

Aportaciones mensuales

Otra de las cosas que no recomendamos es coger todos los ahorros que tienes disponibles para invertir y llevar a cabo una única inversión de golpe. Es mejor realizar aportaciones mes a mes para minimizar el riesgo.

Si hacemos aportaciones periódicas, en momentos diferentes y con precios diferentes es más fácil evitar situaciones de riesgo mayores y mitigar los cambios y fluctuaciones que se van dando en el mercado. Por tanto, la periodicidad siempre es mejor que cualquier otra opción.

Cuenta con un profesional

A pesar de todos estos consejos, te preguntarás: ¿cuándo hago la inversión? ¿En qué activos? ¿En qué día del mes? Son muchas las dudas que se plantean los inversores, sobre todo si nunca han invertido antes.  Por esto, otro consejo para minimizar el riesgo de las inversiones es contar con un profesional. No solo para que nos asesore en cómo hacer la inversión, en qué activos o cuándo, sino porque las inversiones requieren un seguimiento diario, al que hay que estar atentos, y solo con un profesional podremos hacer este seguimiento. Los profesionales, además, nos ayudarán a definir qué política de inversión es la más adecuada para nosotros, nuestras capacidades y nuestros intereses. Dependiendo de lo que quieras y lo que puedas asumir los asesores profesionales  te harán una serie de recomendaciones muy útiles para invertir.

Estar informado

Para invertir y tener control del dinero es importante tener información sobre el mercado, conocer conceptos clave del sector financiero o seguir la actualidad económica. Aunque puede parecer muy obvio, son muchas las personas que invierten en activos financieros sin tener idea de cómo funciona el mercado financiero, o cómo funcionan las inversiones. Hay que tener un conocimiento básico para invertir y a la vez hay que hacer un seguimiento de la actualidad para estar al día de las fluctuaciones. También así seremos capaces de hacer aportaciones más eficientes.

80% bajo riesgo y 20% alto riesgo

Este concepto es básico a la hora de invertir. Y tiene mucho que ver con la diversificación. Te recomendamos que tengas una cartera bien diversificada, pero no solo en términos de tipo de inversión sino también en el tipo de riesgo. Lo mejor es que un 80 o 85% de tus inversiones se hagan en activos de bajo o muy bajo riesgo y que un 15 o 20% sea en activos de renta variable, que tienen un grado de riesgo mayor. De esta manera, este 80% nos aportará la seguridad y estabilidad necesaria a la hora de invertir.

Como ves invertir no es fácil.  Aunque puede ser interesante para sacar una mayor rentabilidad al dinero, hay que saber bien cómo hacerlo. Sobre todo si queremos hacer inversiones seguras y con riesgo bajo adaptadas a nuestras características. El mejor consejo que podemos darte es que cuentes con asesores profesionales para hacerlo y para disponer de la información necesaria. En fondos.com encontrarás más información sobre inversiones seguras y cómo minimizar el riesgo.

Publicidad