Publicidad

¿España es el próximo Italia?

Una pregunta que venimos planteando de hace tiempo es si tras estas elecciones nacionales ¿será España el próximo Italia? La respuesta corta es no. Sin embargo, los dos países nos hacen llegar a la comparación, ya que dos de las mayores economías de la eurozona, y además, comparten la distinción de sus elevados rendimientos de bonos soberanos.

En el caso de España, sus bonos a 10 años de rendimiento alcanzaban un topo de 6,37% el viernes. Eso es mejor que el 6,9% que alcanzó recientemente, pero sigue estando incómodamente cerca del 7%. Ese fue el punto de referencia cruzado por Irlanda, Grecia y Portugal antes de que sea rescatado por sus vecinos, la zona del euro.

Los rendimientos de los bonos de Italia entraron en la zona de peligro la semana pasada, cuando los rendimientos de bonos a 10 años cotizaban tan alto como 7,48%. Eso marcó la primera incursión por encima de 7% desde el lanzamiento del euro en 1999. Y, además, envió olas de temor en los mercados mundiales.

Rápidamente se hicieron preguntas acerca de si Italia era demasiado grande para quebrar. La respuesta fue: sí. También se plantearon preguntas acerca de si Italia era demasiado grande para estar en libertad bajo fianza. Esa respuesta también fue afirmativa.

Italia es el emisor del tercer bono más grande del mundo. También es la tercera economía más grande de la zona euro, seguido de España con el cuarto lugar. Por lo tanto, la importancia de estos países, y su potencial impacto en el resto del mundo, no puede ser exagerada.

Sin embargo, España está en mucho mejor forma que Italia, medido en relación con el nivel de deuda y solvencia. La relación deuda/PIB de España es de 60%, aproximadamente la mitad del 120% de Italia.

En este sentido, tenemos una gran diferencia entre España e Italia en términos de la economía, además si lo comparamos con la deuda media de la eurozona sobre el PIB, vemos que Europa se encuentra alrededor del 85%. Entonces, la economía de España tiene mejores datos.

Italia también tiene una enorme deuda, cifrada en 1,9 billones de euros, en comparación con la deuda relativamente insignificante de España de 660 millones de dólares.

Eso no quiere decir que España está exenta de problemas. El país tiene una tasa de desempleo astronómica muy por encima del 21%. También siguen sufriendo las consecuencias crisis de la vivienda, y sus bancos podrían estar en mejor forma. En este sentido, el sector bancario tiene que ser recapitalizado y esto trae una gran preocupación para España, cuestión que la solvencia nunca había sido una preocupación.

Los bancos españoles necesitan una inyección de efectivo de alrededor de 26 mil millones de euros y sabemos bien que de España no puede venir el dinero, sin apoyo, por lo cual, otros países podrían echar una mano.

Volviendo a la comparación, Italia tiene algunas ventajas sobre España que no debe pasarse por alto. El déficit del año pasado en Italia fue igual al 4,6% de su PIB, con una meta en 2011 de 3,9%. Por otro lado, el déficit de España fue del 9,2% el año pasado, y hay dudas de que alcance su objetivo de un 6% este año.

En segundo lugar, Italia tiene una economía más diversificada que la de España, liderado por empresas como Fiat, ENI y Telecom Italia. Pero con las elecciones previstas para el domingo, España podría estar en una mejor posición para imponer las reformas fiscales. Se espera que el Partido Popular de Mariano Rajoy se asegure una amplia mayoría y busque imponer medidas de estabilidad fiscal, como la exigencia a los gobiernos locales de equilibrar sus presupuestos para hacer que los objetivos del déficit se cumplan.

Esto no es nada nuevo, sino que desde el 12 de noviembre se sabe, cuando se mostró el escándalo de Silvio Berlusconi, quien dimitió a su cargo de primer ministro en medio de acusaciones de corrupción y de la actividad sexual con un menor de edad. Su último acto fue pasar a las reformas presupuestarias.

Publicidad