Publicidad
Publicidad
Publicidad

El empleo inmigrante cae por la desaceleración económica

diario-marcado.jpg

Otra de las consecuencias directas del desplome inmobiliario, una de las consecuencias de una crisis que parece, arrastra a muchos, lo sufrirán no solo aquellos que no podrán hacerse con la vivienda propia, sino también aquellos que las construyen o refaccionan.

Sólo 15. 731 ciudadanos extracomunitarios pasaran a engrosar el delgado mercado laboral este año, según el contingente aprobado por el Gobierno, con un porcentual alarmante, un 65% de desplome en ofertas en el sector de la construcción.

La desaceleración económica supone un recorte del 41,8% respecto a las plazas de empleo que ofreció el país en 2007. Y lo peor está por venir en 2008, aumento en el desempleo, con números tan “ásperos”, que se recortarán “entre 200.000 y 300.000” el número de viviendas nuevas.

Sectores que amputaran

No serán solo los españoles quienes sufran del “enfriamiento económico”. La construcción, la industria del textil y los servicios son las áreas que verán mermar la captación de extranjeros. Las vacantes se han reducido un 64,2% y un 60,4%, respectivamente, respecto a 2007. Es decir que los oficios con menor capacitación educacional o universitaria, es decir la mano de obra menos calificada, se llevará la peor parte.

Quienes lo sufrirán en menor medida

Sin embargo, los sectores más dinámicos como la hostelería y el comercio, verán como se agregan extranjeros a sus puestos actuales(unos 4.267 y 2.570 extracomunitarios). Pero quienes están dentro de los beneficiados, son también los llamados “segunda generación de inmigrantes”, los ingenieros y los médicos, dos profesiones para las que a día de hoy existen más ofertas de empleo.

Un dato de color

Donde los inmigrantes deben poner el ojo es en aquellos puestos de difícil ubicación de ocupantes, que se publica el Catálogo de Ocupaciones de Difícil Cobertura, que publica trimestralmente el antiguo Inem.

En este listado, aparecen las vacantes para las que los empleadores no han encontrado candidatos y así se lo han hecho saber a los Servicios Públicos de Empleo.

Según este Catálogo los españoles no están dispuestos a ocupar puestos como sepulturero o pastor, o aquellos que requieren un mayor desgaste físico, con los albañiles y peones de obra a la cabeza.

En este primer trimestre y por primera vez en, al menos, los últimos tres años, sólo la provincia de Orense ha comunicado que precisa personal de base para la construcción de edificios (peones), a petición de empleadores privados.

Via: expansion.com


Publicidad