Publicidad
Publicidad
Publicidad

Dinero de paraísos fiscales en el banco malo

Claramente hay desesperación por atraer inversores y dinero a la Sareb o el llamado banco malo, ya que si no como interpretar que desde Economía se trate de incentivar la llegada de dinero de paraísos fiscales al banco malo, sí los mal vistos paraísos fiscales, nadie se hubiera acordado de ello para hacer negocios si no quedaran muchas más fórmulas a lo que se suma que los principales bancos son reticentes a integrar el banco malo. Por lo que “si tienes dinero opaco en alguno de los paraísos no te lo preguntes dos veces traelo al banco malo o a la Sareb como quieras llamarle……….te perdonamos su prodecencia!”

Por lo que, desde el Gobierno se han puesto mas que flexibles con los antecedentes del dinero, y sale a dar plenas facilidades a los inversores extranjeros para ingresar en la Sareb. Otra de las facilidades será la de reducir al 1% la tributación de fondos que pasarán a las carteras de activos tóxicos, conocidos como (FAB), quedando eximidos en lo fiscal los inversores no residentes así traigan su dinero de los paraísos fiscales.

Es un quebradero de cabezas para los integrantes del FROB ya que por si solo la Sareb no supone mucho interés para la inversión privada, pero que sin ella la reestructuración de la banca española no avanzará, por lo que la última novedad es la de mirar para otro lado o no preguntar mucho si el dinero viene de los paraísos fiscales.

Así empieza a haber ventajas fiscales para varios, una de ellas es gracias a las enmiendas del PP sobre la normativa de la reforma financiera, quedando eximida la Sareb de por ejemplo tener que pagar ciertos tipos de impuestos, así como una serie de exenciones fiscales a inversores extranjeros. Es al menos polémica la medida de perdonar a los inversores que traigan su dinero de paraísos fiscales, “salvo que sea una nueva estrategía de Hacienda en la lucha contra el fraude fiscal”, ya que incluso sacarán ganancias y no se les preguntará nada……….

Fondos de Activos Bancarios (FAB):

A la vez se crearon los Fondos de Activos Bancarios (FAB), se trata de carteras con activos tóxicos las mismas serán en forma de paquetes, separadas por activos y hasta situación o región geográfica, con la finalidad de vender a inversores que por ejemplo busquen viviendas en la costa o quieran solares situados mejor ubicados.

La fiscaldiad de los FAB tendrán que tributar al 1%, similar a lo que hace a las Sicav, mientras dure la Sreb que sería unos 15 años. Una vez finalizado quedarán bajo el impuesto de sociedades.

Tributación:

Si se va de la reducida tributación de los fondos, lo que hace a las personas físicas que residan en España la retención será del 21% en los beneficios generados por tomar un FAB. Para alguien que no sea residente, evitará estas rentas si no opera con una filial en España. Una de las novedades es la ventaja de los que traigan su dinero de sean países o regiones que figuen en las listas como paraísos fiscales. Así se hará la vista gorda a los que traigan parte o otodo su dinero y lo vuelquen desde territorios fiscalmente opacos al banco malo y se evitarán la retención del 21%.

Además la sociedad de gestión de activos procedentes de la reestructuración bancaria (Sareb) ofrece evitar el tributar en el impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados debido a que tomará inmuebles de entidades que han obtenido ayudas. Además de evitarse gravar por dicho tributo, de entre el 6% o 7% del valor dependiendo de la Comunidad Autónoma, al traspasar los activos del banco malo a los Fondos de Activos Bancarios (FAB).

Por lo que el que pagará los platos rotos deberá ser el usuario final que compre el inmueble pagando el impuesto de transmisiones patrimoniales. Otro coste que esquivará la Sareb será el impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana, y los de plusvalías, al asumir los activos de la banca.

Imagen: http://www.jorgelopezcalderon.com.ar

Publicidad