Publicidad

¿Cuándo pagar en efectivo o cuándo usar tarjeta?

¿Conviene siempre pagar con el mismo método?, Aunque la pregunta se preste a muchos matices lo cierto es que no, realmente existen métodos de pago más adecuados que otros dependiendo de diferentes circunstancias. Veamos los motivos.

EFECTIVO O TARJETA

Probablemente una de las cosas más interesantes de la economía doméstica es que, precisamente, su carácter doméstico hace que sea totalmente personal, y que cada persona tenga su modelo de gestión del control de gastos e ingresos, desde modelos muy tendentes al ahorro hasta quienes, directamente, deciden no aplicar ningún modelo.

Esto hace que sea complejo definir claramente los límites para cada método de pago ya que, lo que para un usuario puede ser muy evidente para otro puede ser anatema. Sin embargo, hay algunas características comunes, razonables, que nos permiten definir cuándo un método de pago es mejor que otro, vamos a repasarlas.

Efectivo

Pagar en efectivo es la opción primaria por defecto. Dependiendo de los países y culturas sigue siendo el modelo de pago más abundante, y no pensemos que esto tiene que ver con el estatus económico o nivel social, países como Alemania se encuentran a la cabeza del pago en cash comparativamente.

El pago en efectivo o la gestión del efectivo es muy adecuada en aquellos momentos en los que trabajamos para salir de nuestras deudas, se trata de un monto finito que debemos administrar de manera equilibrada, la idea se basa en que el efectivo, gracias a su presencia física, es más difícil de gastar alocadamente, no es lo mismo el gasto invisible achacado una tarjeta que ver como tu cartera merma

En general el efectivo puede ser muy adecuado para los pagos en pequeñas tiendas, los pequeños pagos, el pago de servicios, y, un poco más aún, ya que por ejemplo podemos asumir el pago de los repostajes, compras en grandes superficies, et…

En general siempre es recomendable el efectivo cuando se quiere huir de los costos de comisiones de las tarjetas, pero también, cuando se quiere ejercer un mejor control sobre el gasto propio, amén de otras cuestiones como el circulante en la pequeña economía doméstica o local.

PAGAR CON TARJETA

Crédito

El pago a crédito es una cuestión seria. Si analizamos los niveles de sobreendeudamiento de las familias españolas en los años de crisis vamos a descubrir que una buena parte de este problema arranca por las tarjetas de crédito.

La explicación es simple, en los años de bonanza económica utilizamos estos productos como fuente de financiación constante, esto significa que nos acostumbramos a vivir a crédito con los enormes gastos que esto supone ya que, se trata de un producto para uso excepcional en lo que a financiación se refiere, y desde luego no como fuente de recursos constante.

Hoy en día, cuando vamos superando esta tendencia al mal uso de las tarjetas de crédito ya comprendemos que se trata de un producto que nos va a permitir asumir el seguimiento constante de nuestros gastos, que nos va a permitir en determinados pagos obtener descuentos y bonificaciones, que lleva asociado consigo un buen número de ventajas que pueden empezar por seguros, y que, puede servirnos por ejemplo en las grandes compras que deseamos financiar de manera aplazada, en los gastos de viaje, en los pagos que deseamos aplazar sin recargo, o en gastos imprevistos que no deseamos asumir de golpe y si aplazar

El gran riesgo de las tarjetas de crédito obviamente es la posibilidad de endeudamiento. Su uso para obtención de dinero en metálico es un potenciador del terrorismo, su uso constante para todos los pagos es otro potenciador. Bien utilizada es una gran herramienta, mal utilizada puede ser el peor de nuestros enemigos.

Publicidad