Publicidad

Vueling presenta beneficios mientras que la mayoría de aerolíneas quiebran

La crisis se ha cebado con la mayoría de los sectores económicos y las compañías aéreas no han sido una excepción.  De hecho, la quiebra ha afectado a varias aerolíneas españolas en los últimos años como Air Comet o Spanair.  Sin embargo, en este contexto de quiebras, suspensión de pagos y despidos de trabajadores, hay algunas de ellas como Vueling, que no sólo capean la crisis, si no que logran presentar sus balances de cuentas con beneficios.

Es el caso de la aerolínea de bajo coste Vueling, que ha conseguido prácticamente duplicar sus beneficios entre los meses de enero y septiembre de este año, alcanzando un resultado neto de 41,3 millones de euros. Lo que contrasta con las pérdidas registradas en el año anterior.  La compañía también registra un aumento en el número de vuelos operados durante ese periodo en algo más de un 18%, así como en el número de pasajeros transportados en un 22,7% respecto al tercer trimestre del año anterior. Así, Vueling consigue cifrar su ocupación en algo más del 80% .

La compañía pretende continuar con esta tendencia alcista de sus ganancias y cerrar el ejercicio con un incremento del 20% de los asientos, el 25% en la oferta de viajes y aprovechar el tirón que el aeropuerto de Barcelona está suponiendo para la aerolínea.  Además, pretende afianzarse en nuevos mercados europeos, ampliando su oferta a países como Escandinavia, Alemania, Rusia y Francia.

Actualmente, Vueling opera en más de 100 destinos entre las principales ciudades de  España, Europa, norte de África y Oriente Próximo y ya ha anunciado su pretensión de alcanzar los 100 destinos desde el aeropuerto del Prat de Barcelona en el año 2013, lo que supone lanzar 28 nuevas rutas.

Vueling presenta beneficios y otras aerolíneas quiebran

No es aventurarse demasiado considerar que entre  los factores que han provocado las ganancias de Vueling se encuentre precisamente la quiebra de compañías como Spanair o Air Comet.  En el caso de Air Comet, la aerolínea del grupo Marsans se declaro en concurso de acreedores en diciembre de 2010, cerrando con pérdidas de 218,7 millones de euros y dejando sin empleo a algo más de 600 trabajadores.  Por su parte, Spanair también cerraba sus puertas a principios de este año.

También hay que destacar el programa de reducción de costes que anunció Vueling, con los que se prevé ahorrar 17,9 millones y que ya ha supuesto a la compañía unos ahorros de 5 millones de euros en este tercer trimestre, logrando de esta manera contrarrestar las subidas del precio de los combustibles de este año. Por último, también es necesario tener en cuenta que el incremento del IVA y el aumento de las tasas aéreas están haciendo que cada vez más clientes opten por realizar sus viajes en aerolíneas de bajo coste como Vueling.  Si a esto le sumamos los recientes problemas conocidos por Ryanair, se entiende el aumento de la cuota de mercado que está experimentando y sus consiguientes ganancias.

 

Publicidad