Publicidad

Ventajas y desventajas del déficit público

deficit20dosEl déficit público descontrolado es uno de los mayores problemas que ha generado la crisis, y es que deja a los Gobiernos con más y más deuda, que en muchos casos no se sabe con total seguridad como se va a poder pagar. Pero, ¿qué es exactamente el déficit público?

Decimos que tenemos déficit cuando los ingresos que tenemos son menores que los gastos, y por lo tanto, estamos gastando más de lo que tenemos. Lo que sucede cuando gastamos más de lo que tenemos es que tenemos que cubrir de alguna manera esa diferencia de más que estamos gastando, y la manera de hacerlo que tienen los gobiernos es emitir bonos del estado, también conocidos como deuda publica. Con los años, esta práctica se ha generalizado en los países desarrollados como método para hacer frente a la crisis, pero como todo, tiene luces y sombras; veamos cuales son.

Ventajas del déficit

En situaciones en las que la economía está estancada por falta de estímulos o porque no se pone suficiente dinero en circulación, el hecho de que el gobierno haga un mayor gasto público (incluso gastando más de lo que ingresa) hace que la economía de un país se reactive. Por lo tanto, si la situación económica lo requiere y si el gobierno puede permitirse contraer más deuda porque la existente es pequeña, el déficit público puede ser una cosa buena y estimulante para la economía. Aun así, siempre en su justa medida, ya que un nivel de deuda superior puede hacer que al gobierno le cueste más financiarse. Fue el economista inglés John Maynard Keynes el que propuso este tipo de política y ha sido muy usada de los años setenta en adelante.

Desventajas del déficit

Cuando la deuda de un país es muy elevada, el déficit público se convierte en un problema, ya que el gobierno no debería contraer más deuda. Además, esta situación se da en periodos de crisis económica normalmente, con lo que el déficit público a veces no es voluntario ni para estimular la economía, sino que se debe a que los ingresos del país son más pequeños y los gastos siguen siendo los mismos. Este es precisamente el punto en el que se encuentran España y muchos otros países desarrollados. Con lo cual, como el gobierno se ve obligado a controlar el déficit público, aplica recortes haciendo que la actividad económica se contraiga aún más.

 

En resumen, diríamos que normalmente cuanto requerimos los beneficios del déficit público, no podemos obtenerlos porque la capacidad de endeudamiento del país está ya mermada. Por tanto, es una buena arma contra la crisis que la mayoría de las veces no se puede utilizar.

Publicidad