Publicidad
Publicidad
Publicidad

La economía española crecerá un 1,6% en 2008 y un 1% en 2009

El Consejo de Ministros aprobó el cuadro macroeconómico que acompañará a los Presupuestos Generales del Estado para 2009. La persistencia de los tres elementos que han deteriorado las expectativas de crecimiento económico desde el pasado verano –crisis financiera internacional, subida del precio del petróleo y encarecimiento de los alimentos y las materias primas- han acelerado el ajuste de la economía española en 2008 y continuarán haciéndolo en 2009. Por esta razón, el Gobierno ha rebajado sus previsiones de crecimiento, tanto para este año como para el próximo.

Según informa el Ministerio de Economía y Hacienda, la economía crecerá en 2008 un 1,6%. La demanda nacional aportaría 1,4 puntos porcentuales al crecimiento del PIB, mientras que la demanda externa realizaría una aportación positiva de 0,2 puntos.

El consumo crecerá un 1,7% debido a la moderación del consumo privado, que crecerá un 0,7%. La inversión registrará un modesto crecimiento del 0,3%, resultado de un incremento de la inversión en bienes de equipo superior al 3% y de un descenso de la inversión en construcción alrededor del 2%.

La caída del sector de la construcción se acentuará en 2009, mientras que el incremento de la inversión en bienes de equipo se mantendrá en los mismos niveles que este año. El consumo privado, por su parte, seguirá moderando su tasa de crecimiento. El resultado es que el PIB crecerá en 2009  un 1%, medio punto porcentual lo aportará la demanda nacional y 0,4 puntos el sector exterior, continuando así la senda positiva iniciada en 2008.

El Gobierno mantiene su previsión de que, a partir de 2010, la economía española volverá a crecer a tasas cercanas a su potencial.

En este contexto de menor crecimiento, se producirá un incremento de la tasa de desempleo hasta el 10,4% en 2008 y el 12,5% en 2009.

La nueva previsión de crecimiento de la economía en 2009 obliga a revisar a la baja la previsión de ingresos, que se situarán en algo más de 156.000 millones de euros. El gasto no financiero del Estado, excluida la prestación por desempleo, crecerá un 3,5%, en línea con la nueva estimación del PIB nominal. El gasto del Estado, por tanto, alcanzará los 157.870 millones de euros.

Una vez efectuados los pertinentes ajustes, el resultado sería un déficit en contabilidad nacional del 0,21% del PIB. A esa cifra habrá que añadir el gasto que se derive del incremento del desempleo, ya que el Gobierno reitera su compromiso de no rebajar el nivel de protección social en un momento de dificultades económicas. Por tanto, se contemplan 1.500 millones de euros adicionales para cubrir las prestaciones por desempleo.

En consecuencia, los Presupuestos para 2009 serán claramente austeros en todas las partidas, excepto en aquellas que más pueden contribuir a relanzar el crecimiento de la economía y en las dedicadas a la protección social, en particular la protección al desempleo. De esta manera, el Presupuesto se asegura un carácter anticíclico que contribuirá a asentar la recuperación económica a partir del segundo semestre del próximo año.

Publicidad