Publicidad

Europa quiere limitar los CDS

cds-fantasma1

Si bien el mercado financiero ha desarrollado en los últimos años nuevos productos, que han alcanzado un gran éxito en poco tiempo, moviéndose con total libertad, en medio de una ola de especulaciones y rumores sobre el futuro de los países, ciertos gobiernos han comenzado a prestar atención a la utilización de algunos de estos nuevos instrumentos financieros.

Así los CDS estarían en la mira de Europa. Este instrumento que es ni más ni menos que un seguro contra cesaciones de pagos (CDS, por sus siglas en inglés), se ha convertido en uno de los instrumentos predilectos de los inversionistas para especular contra la deuda de empresas y gobiernos y por ello Alemania ya ha tiene en carpeta el estudio de su limitación.

Como dijimos el mercado de algunos instrumentos creció sin control aparente por parte de los gobiernos, es así, cuando hay fiesta financiera nadie presta atención a lo que sucede alrededor, hoy la situación es distinta, y los gobiernos parecen ver las soluciones en regularlo todo, incluso aquello que sucedió ante vuestras narices, sin que ellos se dieran cuenta.

Hace siete años, los contratos de CDS ascendían a los US$3 billones (millones de millones); hoy la cifra supera los US$25 billones, según la Asociación Internacional de Seguros y Derivados.

Debido a la escasa información disponible sobre quién compra y vende estos instrumentos, que generalmente se negocian en forma privada fuera de una bolsa, es difícil monitorear quién corre el riesgo de perder cuantiosas sumas de dinero y quien estaría ejerciendo presión contra la deuda de un país o una empresa.

Obviamente lo que para muchos representa una herramienta esencial de cobertura, para otros configura una apuesta especulativa, dado que los CDS protegen contra la cesación en el pago de un bono. Si eso ocurre, el tenedor de un CDS recibe un pago por parte del vendedor del seguro. Pero los corredores no necesitan poseer los bonos para comprar la protección.

Todo estalló semanas atrás con el agravamiento de la situación de Grecia, y también con las especulaciones sobre la situación fiscal de España y Portugal, donde los precios de los CDS que protegían contra una cesación de pagos de esos países se fueron a las nubes.

También Francia, Grecia (parece una ironía!) y Luxemburgo se sumarían a las limitaciones que impondría Alemania, a la que esperan se sume Estados Unidos.

Igualmente se ha aclarado, que lo que se estudia es prohibir por completo el corretaje “puramente especulativo” de estos derivados.

Ante el impulso dado en Europa a este tema, Estados Unidos se vio obligado a analizar sus implicancias, así Gary Gensler, presidente de la Commodity Futures Trading Commission de EE.UU. manifestó que EE.UU. podría adoptar normas para regular la transacción de CDS, a los que se considera uno de los principales culpables del virtual colapso de la aseguradora American Internationl Group Inc. (AIG), que tuvo que ser rescatada por el gobierno en medio de la crisis financiera en 2008.

La prohibición que se evalúa en Europa les permitiría a los inversionistas usar CDS para protegerse contra posibles cesaciones de pagos de deuda soberana, pero les impediría adoptar posturas puramente especulativas.

Puestos en la mira, los CDS parecen ahora como uno de los culpables de la tremenda crisis financieras. Es que además de “culparlos” por el caso de AIG, algunos señalan que los inversionistas compraron estos instrumentos para atacar a Lehman Brothers y Bear Stearns en 2008.

Para los especialistas, restringir el uso de los CDS podría aumentar los costos de endeudamiento de varios países si los inversionistas sienten que tienen menos formas de protegerse contra un descenso en los precios de los bonos.

Sobre este tema, podría haber novedades cuando se reuna los ministros de Finanzas de la UE que tendrá lugar la próxima semana en Bruselas.

Publicidad