Publicidad
Publicidad
Publicidad

¿Es mi salario el adecuado? ¿Cómo se si me pagan “bien o mal”?

En las librerías de todas las tiendas, es habitual encontrar entre los libros de “autoayuda”, alguno que se refiera al salario o a temas relacionados con la empresa o nuestro trabajo. La mayoría de ellos, nos enseñan a entender lo que tenemos, y a ayudarnos a conseguir más, si es lo que tenemos. Pero para algunas cosas, no hace falta leer libros.

Durante estos últimos años, hemos asistido a una bajada de los salarios, en casi todos los sectores; y por supuesto una cantidad de despidos considerable. Esto ha supuesto también, la bajada de los salarios. Una bajada que como suele ser afecta más a los que tienen un salario bajo, que a los que ganan más por su puesto de trabajo. A pesar de esto, y ahora que parece que las cosas van algo mejor, es posible que sea el momento de pedir una subida de sueldo. Pero, ¿realmente nuestro trabajo merece un sueldo mayor? ¿Ganamos más de lo que deberíamos?

trabaja

¿Cómo esta la industria?

Lo primero que hay que saber es conocer la industria en la que trabajamos. Investigar el mercado en el que estamos trabajando, los diferentes niveles dentro de la empresa, etc. Es importante conocer bien el mercado. Es decir si es un supermercado, una asesoría o una empresa de seguros. Hay algunos recursos que pueden ayudarnos a determinar el nivel de salario que es el adecuado, por ejemplo LinkedIn, indeed o glassdoor.

Hay que fijarse en si los datos salariales están actualizados, ya que los de hace más de 5 años nos servirán de poco. No debemos olvidar que las empresas deben ser similares a la nuestra, o incluso la nuestra, si es posible.

También podemos hacer uso de las estadísticas que tenemos a disposición en internet, como por ejemplo la del INE, o la de Eurostat. En ellas encontramos los diferentes niveles salariales, divididos en provincias, sexo, sectores, y puestos de trabajo dentro de un sector concreto. Por supuesto, también podemos utilizar datos más generales, como el salario medio , o estudios de empresas expertas en estos temas. Esto nos permitirá realizar nuestro propio informe, con datos reales.

¿Cuáles son tus verdaderas responsabilidades?

Todos sabemos, que es habitual nombrar nuestro puesto de trabajo con su nombre en inglés, o incluso elevar ese puesto, que no se corresponde con las tareas diarias que hacemos. Es decir, no por tener una función de un puesto más alto que el nuestro, nos convierte en trabajadores de ese nivel.

Dentro de cada puesto de trabajo, hay varios rangos que debemos incluir, como la experiencia, la educación, las habilidades, etc. Estos detalles también sumarán , en función de uno que no los tenga, o de otro que tenga mejores habilidades que nosotros. También es posible que encontremos que nuestro salario es algo más alto de lo que debiera.

No debemos hacer mucho caso de la media, sobre todo si nuestra experiencia en el sector es mayor, o tenemos un master específico que nos permite ostentar un puesto de trabajo más alto. Todo esto es lo que tenemos que tener en cuenta antes de empezar la táctica de negociación con la empresa para pedir un aumento.

trabajos2

 

Las personas con alta experiencia tienen un problema diferente, ya que tienen que asegurarse de pedir más que la media, por lo que es un lugar dónde la negociación es más fácil. Las mujeres tienden a tener problemas para pedir más, y deben ser más activas en pedir el salario que merecen.

¿Cuándo es el mejor momento?

Una buena forma de conocer el nivel de salarios, es mediante el exterior. Es decir, conociendo a otras personas con puestos similares en otras empresas, asistir a conferencias y a ferias de empleo. También las ofertas, permiten hacernos una idea de lo que ofrecen hoy en día, y de los salarios que otras empresas otorgan a ese puesto. O por otro lado, se puede preguntar a RRHH directamente, sobre el historial de salarios y sobre los rangos en los salarios.

Saber cuando pedir este aumento de salario, es quizás más complicado que la búsqueda del salario medio. Debemos hacerlo de forma confidencial, ya que de otra manera, podría suponer una afluencia masiva de trabajador pidiendo un aumento. Hay una página web, que aunque está dirigida al mercado estadounidense, puede ayudarnos a crear una idea sólida. Calcula los ingresos netos, los bonos y posibles aumentos en tu trabajo. Además de poder incluir factores externos que puedan influir en esta negociación.

Otra de las técnicas que podemos utilizar, es habla con algún ex-compañero o antiguo jefe, que conozca el mercado y que pueda decirnos su salario o lo que ganaban sus trabajadores y compañeros.

¿Cuál es realmente el valor de tu tiempo?

Hay formas reales para calcular el valor monetario de tu tiempo. ¿Cuáles son tus gastos totales (incluyendo un presupuesto para ahorrar para el futuro)? ¿Cuál es el salario mínimo anual al que estarías dispuesto a aceptar seguir trabajando? ¿Y a la hora de aceptar una nueva oferta de trabajo? ¿Cuál es el salario anual con el que te puedes considerar  un miembro valioso del equipo?

Esto es clave para los trabajadores independientes. Establecer el salario por las horas, los días o por tipo el contrato puede basarse en muchos factores:

¿Tienes que viajar? ¿Cuánto tiempo se requiere para las reuniones o otra cosa que no sea el trabajo en si?¿Estás pagando tus propios materiales? Divide cuánto tiempo tardas en completar un trabajo bien hecho, entre el tiempo de trabajo. ¿Coincide con la velocidad que te piden para realizarlo?

Publicidad