Publicidad

Draghi un bombero en solitario contra el fuego del euro

Todos ponen por delante a Mario Draghi y su responsabilidad lo que lo deja como un bombero en solitario ante el fuego del euro, con una manguera corta y más presión de los mercados que la que posee el agua con que apague el incendio del euro. Ante esto es que sin planificar ya que la crisis no deja tiempo a tomarse unos días para reflexionar sino para reaccionar y se le exige reflejo y reacción como si fuera la única salvación y mientras los demás de pelean por las medidas a aplicar.

Por lo pronto una próxima solución será la compra de bonos a corto plazo de parte del BCE y que empujan a hacerlo los inversores no son el caso de Alemania,y el Gobierno finlandes. Muchos se preguntan si será exagerado llamar a Mario Draghi como “Súper Mario”, solo se verá si lo es si resultara la compra de bonos a corto plazo y diera resultados, solo así ira explicando tal sobrenombre.

Ya se ha probado que la solución no pasa por haber bajado el tipo de interés hasta el 0,75%, o al menos no lo suficiente por lo que esto es desactivar una bomba a prueba y error hasta dar con el cable correcto mientras el reloj sigue su marcha descendente. Esto hace que se lleve al terreno del dicho de a situaciones extremas medidas extremas, no lo es por ejemplo si se anuncia una rebaja de tipos, al 0,5%. Puede que algunos se sorprendan si se relajara la rentabilidad de la facilidad de depósito al dejarlo en saldo negativo por lo que si sería una medida que podría encaminar algo el desvio el que los bancos queden obligados a no seguir dejando su dinero bajo resguardo y sacarlo al sistema en forma de préstamos.

Claro que aquí salta don escéptico y niega estas medidas, si no resultó antes la bajada de tipos ¿por qué ahora sí?, en cuanto a la otra medida el pero es que las entidades depositan su coeficiente de caja, y cuando hay un exceso remunera al 0% y si decidiera fijar un tipo negativo los bancos no podrían gestionar dichos fondos, por lo que no habría forma de que se los forzara a sacar el dinero de dónde está.

El conejo de la galera:

No es un bombero, no es Super Mario, ¿puede ser un mago? lo sería si sacara cual conejo de su galera, pero eso tampoco alcanzaría, por lo que el BCE pisará el ecelerador en cuanto a los tipos de interés en especial en lo que hace a la parte corta de la curva de rendimiento, y se ocupará en la parte larga, es la intención que pueda es otra.

Todavía se espera que España e Italia, se decidan a acudir al fondo de rescate (FEEF) y pedir rescate financiero casi que un tema tabú hasta hace meses. Esto podría modificar la hoja de ruta que se prepara.

Una preocupación se da sobre como poder permitir el acceso de liquidez a la banca, una de las últimas fue la de que desde el BCE se les permitió a que se sumaran mas tipos de activos que los bancos podrían sacar a subasta.

Hace unos meses que se volcó sobre la banca europea liquidez hace unos 6 meses que superó el billón de euros, pero parece no alcanzar y las necesidades son cada vez mayores y la paciencia se agota.

Otra posibilidad son los recientes nuevos programas de compra de activos. Proximamente el BCE deberá renovar el programa de compra de cédulas ya que finaliza en Octubre de 2012, lo que le demandó 15.324 millones de euros, y su techo es de 40.000 millones de euros.

Un efecto inmediato a algunas medidas sería que bajen las primas de riesgo de España e Italia. El problema es el mientras ya que si realmente no se dan las medidas de fondo toda medida que aplique quedarán en la nada y se volverá a las líneas rojas, por lo que de que sirve apagar incendios si luego los mismos se vuelven a prender fuego.

Imagen: 123RF

Publicidad