Publicidad

Dejar de fumar

PE-286-0177

El tabaco causa más de 50.000 muertes al año y el gran problema no está en el fumador solamente responsable de sus actos, sino también en los fumadores pasivos, aquellos que son víctimas de los activos.

Desde el 1 de enero de 2006 entró en vigencia en España la Ley 28/2005 antitabaco, que toma serias medidas especialmente sobre los lugares donde ya no es posible fumar.

De ese modo, se ha prohibido totalmente el consumo de cigarrillos en cualquier sitio laboral, público o privado, incluso en aquellas salas que estaban habilitadas para tal fin en determinadas compañías: si un empleado quiere fumar, deberá hacerlo en la calle (siempre y cuando le otorguen autorización para hacerlo).

Otra virtud de esta ley es que permite fumar en algunos lugares como restaurantes, pero sólo en lugares habilitados y a los que no se puede asistir con menores de 16 años, por lo cual los padres que asistan con hijos menores de esa edad no pueden fumar frente a sus ellos y, por eso, de alguna manera se los protege.

Además, esa Ley es durísima con las compañías tabacaleras y con las publicidades, eventos, promociones y patrocinios, un negocio millonario que ha tenido que sufrir modificaciones.

Pero así como el universo tiene equilibrio, algunos negocios se terminaron y otros comenzaron, resurgieron o se fortalecieron:

  • Los parches de nicotina, que se colocan en diversas partes del cuerpo y ayudan a controlar la ansiedad y la necesidad de nicotina por parte del cuerpo.
  • Los chicles de nicotina, que aportan lo mismo que los anteriores pero en forma masticable.
  • Los tratamientos de acupuntura, que se ofrecen apuntando a esta necesidad, buscando que el cuerpo no necesite nicotina.
  • Los métodos de control mental, también orientados a que las personas calmen su abstinencia.
  • Libros sobre el tema: viejos y nuevos gurúes volcaron en papel sus métodos para abandonar el tabaco.
  • Charlas: las consultoras han tenido mucho trabajo para motivación orientada a dejar de fumar.
  • Sustitutos como el regaliz y demás productos que “engañan” al cuerpo o al menos lo hacen “olvidar” por un momento.

Y si de sustitutos hablamos, GE en los Estados Unidos ha realizado un estudio que les demostró que, con un incentivo económico es más probable dejar de fumar. Es decir, se comprobó que Don Dinero es un buen sustituto…

Publicidad
Comments are closed.