Publicidad
Publicidad
Publicidad

Claves para invertir con sentido común

Obtener una rentabilidad de los ahorros no es tarea sencilla para los no experimentados en el mundo de las finanzas. El desconocimiento algunas veces o la desconfianza en otras hacen que muchas personas opten por no movilizar su dinero para evitar correr riesgos.

Sin embargo, siguiendo unas claves básicas antes de adoptar la decisión de invertir harán que finalmente puedas adoptarla con la seguridad y la garantía que toda inversión exige.

Antes de comprometer tus ahorros debes tener en cuenta una serie de claves que te guiarán hacia la inversión que mejor se adapte a tus necesidades y te evitará poner en riesgo tu dinero. Una vez realizada la inversión, controlar y gestionar la misma se convierte también en imprescindible para lograr la rentabilidad esperada.

Antes de invertir

El primer paso es destinar a la inversión únicamente la cantidad de dinero de la que podemos prescindir. Elimine deudas, sanee sus finanzas y valore su situación económica así como las posibilidades de que surjan imprevistos que le hagan necesitar dinero.

Elegir el tipo de inversión: obviamente, el tipo de inversión dependerá del tipo de inversor que seas, de los riesgos que estés dispuesto a asumir así como de la rentabilidad que busques. Independientemente del tipo de inversión que busquemos, la decisión deberá ser meditada en base a toda la información que precisemos para adoptarla. Por ello, es necesario tomarse el tiempo necesario y comparar las distintas alternativas. Dar marcha atrás en una inversión no es sencillo.

La variable fundamental que hay que considerar a la hora de adoptar la decisión de inversión es riesgo/rentabilidad. La rentabilidad siempre irá en función del riesgo que se asume. A más riesgo mayor rentabilidad y viceversa. Asimismo deberás considerar el tiempo que deseas mantener la inversión en función de tus necesidades de liquidez.

Solicita asesoramiento financiero y exije toda la información al respecto. Hágalo en función de los conocimientos financieros y el tiempo que tenga para gestionar la  inversión.

Adquiera su inversión a través de un intermediario autorizado y que ofrezca las garantías que este tipo de transacciones exige. En este punto también es fundamental comparar las distintas tarifas, comisiones y costes que la inversión te supondrá.

Si optas por varias inversiones debes tener en cuenta la importancia de diversificar tu cartera.

Después de invertir

Tan importante es elegir la inversión correcta como su seguimiento una vez realizada. Es imprescindible vigilar las inversiones. Cuanto mayor sea el capital invertido y el riesgo más atento debes estar.

No se trata de obsesionarse con las fluctuaciones del mercado pero tampoco de olvidar las inversiones una vez realizadas. Debe realizarse una revisión periódica y otra en caso de que se den alguna de las siguientes situaciones:

  • La inversión no esté dando la rentabilidad esperada o cambian tus necesidades como inversor
  • Tu inversión está cercana a la fecha de vencimiento
  • Situaciones en los mercados financieros que exigen un cambio de estrategia o de tus inversiones.

Recuerde: nadie da duros a pesetas. Se cauto en tus decisiones. A través de la CNMV podremos informamos de antemano dónde no debemos invertir nuestros ahorros.

Desde Finanzzas recomendamos la lectura relacionada: ahorrar para la jubilación: cuándo y cómo debes hacerlo

Publicidad