Publicidad

Autoridad Europea de Mercados Financieros (ESMA)

Hace unos días llegó la hora para que las agencias de calificación queden bajo el paraguas del regulador europeo, así las principales y más grandes agencias de calificación de Estados Unidos como: Fitch, Moody’s, Standard & Poors y DBRS, ingresaron al registro de la Autoridad Europea de Mercados Financieros (ESMA) ya que así lo estipula el reglamento europeo que se encarga de regular las agencias de rating que hoy son muy discutidas y mal vistas por sus notas a bancos y países y la forma que lo hacen.


Tanto Fitch, Moody’s, como Standard & Poors y DBRS elevaron sus respectivas solicitudes y fueron aceptadas con lo que pasan a ser parte del registro de entidades de estas características que cuentan con la autorización para operar en Europa.

En conjunto estas cuatro agencias de rating Fitch, Moody’s, Standard & Poors y DBRS, logran captar más del 70% del mercado referido a la medición de riesgos, una vez finalizado el trámite no habrá ningún tipo de quejas sobre su permiso de actuación en Europa ya que cumplirán con la normativa comunitaria vigente y que rige desde el pasado mes de Enero de este año.

Dicho reglamento europeo 1060/2009 establece una serie de condiciones organizativas y operativas a cumplir por parte de estas agencias de calificación, junto al régimen de registro y supervisión.

Este procedimiento de admisión se da tras llevarse a cabo un profundo estudio de los reguladores que se encuentran en los diferentes Estados europeos, dentro del estudio y análisis se trató sobre la independencia de las agencias,su nivel de transparencia y buen gobierno.

Tras todo esto. una de las funciones de la ESMA será el de llevar a cabo una supervisión sobre los diferentes aspectos, habiendo mayores exigencias en cuanto a la calificación crediticia que deban realizar estas agencias calificadoras de riesgos.

Así mismo las agencias deberán guiarse por las nuevas condiciones que rigen para las agencias de rating, además del régimen de sanciones que podrían sufrir.

Estas modificaciones nacen de la propuesta de Bruselas ya que estima que deben darse ciertos cambios y reformar la regulación de las calificadoras, así como la de prohibir que se hagan públicas sus valoraciones en cuanto a al nivel de solvencia de emisores soberanos de la Unión Europea, lo que evitaría ciertas susceptibilidades en los mercados.

De aprobarse otra de las facultades que tendría la Autoridad Europea de Mercados Financieros (ESMA) es que pueda tener el poder de prohibir de forma temporal que se publiquen los resultados de los niveles de solvencia de los Estados miembros de la Eurozona.

Si bien la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), viene supervisando a las agencias de calificación crediticia y de riesgo, siguiendo la actual normativa comunitaria, dicho reglamento europeo fija y exige que los Estados miembros deben establecer el tipo de régimen sobre las sanciones que deben aplicarse a los que no respeten la normativa así como el que se adopten una serie de medidas que puedan garantizar su efectiva aplicación por lo que queda establecido los estándares y sanciones.

Publicidad