Publicidad

Standard Chartered ¿banco terrorista?

El mundo sabe de bancos malos por sus acciones y por su denominación en particular, sabe de bancos manipuladores, de la banca offshore, bancos defraudadores de sus clientes y ahora parece que hay bancos colaboradores directos del terrorismo. Esta es la acusación que se le está haciendo por estos días al banco Standard Chartered, de haberle ayudado a Irán a ocultar una cuantía por 250.000 millones de dólares. La pregunta que se puede hacer uno es ¿basado en qué el banco pudo haber ayudado a ese régimen?

Considerando que es un banco británico, el Standard Chartered se lo está acusando de ciertas operaciones con Irán que llega a unos montos detectados hasta ahora de por 250.000 millones de dólares, unos (201.441 millones de euros) y no recientemente sino que desde hace una década.

El banco es nada menos que uno de los mayores bancos de Reino Unido y se lo acusa de violar leyes de EEUU, en cuanto a las que restringen las transacciones con entidades del régimen de Irán país catalogado de terrorista y que busca tener un  programa nuclear. Por lo que desde el Departamento de Servicios Financieros le ha advertido al banco británico con el peligro de perder su licencia ya que opera en Nueva York. Esto hace que  el banco explique lo inexplicable.

Uno de los pasos que deberá dar el Standard Chartered es que pase por un proceso de vigilancia independiente del departamento lo que permitirá  garantizar que cumplirá las normas de transferencias internacionales de fondos.

Esto salió a la luz por parte de un regulador de EE.UU.y pone mas que en aprietos al banco ya que entre las primeras acusaciones está la de violación de leyes anti-lavado de dinero que rigen en Estados Unidos. Así es que ha saltado por los aires desde el Departamento de Servicios Financieros ubicado en Nueva York al publicar que el banco Standard Chartered ayudó al régimen iraní de ocultar en su favor 60.000 transaccciones secretas dirigidas a instituciones financieras de Irán, lo peor es que dichas instituciones quedaron bajo sanciones económicas por parte de EEUU. Por lo que se deduce que el banco debería de saberlo y no hay forma de que se defienda alegando desconocimiento.

Según el Departamento de Servicios Financieros por un periodo de 10 años, que el SCB ayudó y hasta conspiró junto al Gobierno de Irán escondiendo de los reguladores unas 60.000 transacciones secretas a lo largo de ese tiempo, por un monto calculado de 250.000 millones de dólares, reportándoles beneficios a su vez por cientos de millones de dólares en comisiones, lo que fue algo mutuo.

Pero no solo es el Gobierno de Irán y el banco, ya que detrás habría otros actores que ayudaron al Standard Chartered, como ser la consultora Deolitte & Touch, habría tenido el papel de ocultar a los ojos de los reguladores ciertos detalles.

Entre las mayores acusaciones que se le viene encima al Standard Chartered, es la de dejar al sistema financiero de Estados Unidos en una situación de riesgo y de vulnerabilidad lo que favorece a los terroristas, traficantes de armas y regímenes corruptos que quieran aprovecharse. De haber sucedido por ejemplo un atentado en suelo norteamericano al hacer las investigaciones habrían llegado a las puertas del banco lo que sería casi que una acusación de conspirar contra Estados Unidos, hoy es “solo” ocultar transacciones…….

Al ver la lista de selectos clientes del banco Standard Chartered, pueden verse a instituciones iraníes que han quedado sujetas a sanciones económicas, entre ellos el Banco Central de Irán, el Bank Saderat y Bank Melli, además de dos entidades del Estado iraní, entre otros.

Se acusa además al Standard Chartered de, buscar “ganar cientos de millones de dólares casi a cualquier coste”, como llegar a falsificar informes financieros, no figurar haber en sus libros las transacciones procesadas y obstruir a la administración gubernamental, y la lista de acusaciones sigue.

Imagen: http://business.rawsignal.com

Publicidad