Publicidad
Publicidad
Publicidad

Hungría al borde del colapso económico

No la viene pasando bien la economía de Hungría pero ahora se encuentra al borde del colapso económico si no logra ya no remontar el Gobierno húngaro sino una ayuda externa que provenga del siempre predispuesto FMI y la UE claro que a cambio de cumplir determinadas exigencias. El Gobierno de Hungría y con urgencia busca refinanciar 5.000 millones de euros, el préstamo debería ser entre 15.000 millones de euros y hasta un máximo de 20.000 millones de euros. Algo que sin dudas empeora su perspectiva en el rating de Hungría y su divisa el forinto.

Según lo que parte del Gobierno de Hungría no desea que en medio de las las negociaciones que entable con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Unión Europea (UE) se les pida ciertas condiciones aunque sin esto es dudoso que pueda acceder a un préstamo para evitar un colapso de la economía.

La actualidad de Hungría dicta que además de lo anterior se ve presionado por quien si no que el FMI y la CE ya que hace poco aprobó una serie de enmiendas en su Constitución. Pero así y todo se ve en la necesidad de recurrir a un ¿plan de rescate? aunque se le diga ayuda financiera del exterior siempre hay algo que resignar aunque las medidas que se le pidan no son las mismas no sería raro unirse a los planes de ajuste de la Eurozona.

Este próximo 11 de Enero partirá una delegación húngara a Washington que tendrá como finalidad la de establecer negociaciones con el FMI, y lograr asesoramiento. En tanto que el Banco Central Europeo no le ha gustado para nada la conocida ley húngara sobre el Banco Central en cuanto a que el Gobierno nombró a nuevos vicegobernadores y miembros del Consejo Monetario del banco.

El partido gobernante de a partir de 2010 este es el partido conservador y nacionalista “Fidesz”, que cuenta con mayoría que se traduce en dos tercios en el Parlamento húngaro. Su primer ministro es, Viktor Orbán, y es el que está la frente de las últimas reformas y tan polémicas son algunas de ellas que arrastraría a su país a quedar bajo el castigo de la Comisión Europea que le aplicaría sanciones entre otras coas por violar el derecho comunitario algo que hasta el momento no existiría otros casos.

Vía Constitución, limita los poderes del Tribunal Supremo y recorta el nivel de independencia del banco central, y una ley mordaza limitando la libertad de expresión algo que un país sudamericano que empieza con “V” y es mu bolivariano suele poner en práctica.

Lo que tienen claro los mercados es que Hungría está en caída libre sin ayuda ante su agravamiento de la crisis económica interna, urgido el Gobierno por refinanciar en 2012 5.000 millones de euros.

Su actual divisa, el forinto, pasa por mínimos históricos siempre respecto al euro y por su fuera poco el rendimiento de sus bonos a 10 años se duplican superando el 11% por no reflejar los otros datos. Si todo puede empeorar la prueba es que el forinto volvió a sufrió depreciarse tras saberse de este pedido de salvataje, en unas 324 unidades por cada euro.

Como sea Hungría pide algo así como un salvataje en forma de ayuda que podría rondar los 20.000 millones de euros. En momentos en que se frenó el desembolso a Grecia el FMI deberá ocuparse de Hungría y evitar que caiga en desgracia.

Publicidad