Publicidad

Fondos Flexibles y fútbol, cuando las cosas se parecen más de lo que pensamos

Son muchas las ocasiones en que productos financieros y deporte se dan la mano desde el punto de vista de las comparaciones, el marketing, o incluso con no pocas dosis de pedagogía. No todas estas ocasiones unen ambos conceptos de manera afortunada, sin embargo, Deutsche Bank acierta de pleno cuando nos propone una reflexión interesante en la que comparar los Fondos Flexibles con el fútbol.

Fondos Flexibles y fútbol, cuando las cosas se parecen más de lo que pensamos

Esta reflexión, en la que junto a una descriptiva nota de prensa vamos a poder visualizar un spot con un video verdaderamente interesante y atractivo, realmente acierto de pleno al conjugar la explicación de un producto tan interesante como los fondos flexibles con un deporte tan arraigado en nuestro país como el  fútbol, lo que hace no sólo más sencilla la comprensión del tipo de producto, sino también mucho más visual y cercana.


Y es que además, como se suele decir, la comparación resulta muy acertada. Parte de la idea de considerar los fondos de inversión como equipos de fútbol. A partir de esta idea, encontraremos diferentes opciones y configuraciones en las que, por ejemplo, el nivel de riesgo puede equivaler al volumen de atacantes, de esta manera un fondo de acciones se convertiría en un equipo plagado de atacantes, mientras que en el otro extremo un fondo de obligaciones sería un equipo sólo formado por defensores, obviamente ambas opciones son extremas y ambas opciones asumen riesgos elevados ya que, por un lado tener sólo atacantes puede suponer efectivamente un alto volumen de goles marcados pero también recibidos, mientras que tener sólo defensores puede reducir por supuesto número de goles encajados, pero prácticamente anula la posibilidad de obtener beneficio a través de goles marcados.

Esta comparación realmente se entiende a la primera, es tremendamente descriptiva: un fondo que apuesta por acciones dentro una cesta de valores puede, en condiciones favorables de mercado, presentar buenos resultados pero con un precio: una volatilidad muy elevada. Por el contrario un fondo basado en obligaciones efectivamente nos sitúa en un escenario sólido para nuestro capital, pero, a cambio, nos propone una posibilidad de rendimiento muy limitada en comparación.

En este sentido la propuesta de los fondos flexibles aparece como una idea equilibrada en la que, volviendo fútbol, las defensas y los ataques se combinan para obtener resultados favorables, es decir, en este caso la diversificación habrá que nuestro producto (equipo) sea capaz de adaptarse a las situaciones de mercado y colocarse en posición defensiva una ofensiva según la necesidad.

No acaban aquí las comparaciones acertadas en esta campaña ya que, por ejemplo, también se nos habla de la figura del entrenador como papel clave en el desarrollo de cualquier equipo de fútbol, asociada a la figura de la gestora de fondos que en cualquier momento tiene que ser capaz de acertar con las teclas que coloquen al equipo (al fondo) el modo agresivo o el modo defensivo según la evolución del mercado (o del partido)

La experiencia, la profesionalidad y la capacidad de análisis del mercado son elementos clave en el caso de la gestora de fondos, algo que si lo pensamos un momento es perfectamente asumible también por la figura de un entrenador de fútbol.

En definitiva una interesante y atractiva campaña en la que, además de presentarnos un producto muy potente desde el punto de vista del usuario tal y como se están desenvolviendo los productos de ahorro e inversión, se hace de manera amena, muy pedagógica y desde luego muy asequible.

Imagen de Oxa de shutterstock

Publicidad