Publicidad
Publicidad
Publicidad

Fin de los sistemas de pagos nacionales en Europa

sistema_unico_pagos

Se acerca el fin de los sistemas de pago nacionales en Europa, ya que el Banco Central Europeo (BCE) exige que los estándares regionales sean de aplicación para todas las transferencias hacia fines de 2012 y a las domiciliaciones en 2013, logrando conformar una unidad de pagos  para Europa. Es por ello que pasarán a caducidad a los sistemas nacionales de pagos electrónicos, lo que se busca es la unificación en los diferentes sistemas de pagos, actualmente se encuentra en estudio la posibilidad de una tarjeta única para Europa así como las tarjetas multibancos, durante estos próximos años habrá unificación de más sistemas y novedades en tarjetas de crédito.

Entre la Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE) llevaron a cabo conjuntamente con la industria financiera la zona única de pagos del euro conocida como (SEPA). Estableciendo estándares tecnológicos en común a los pagos electrónicos para toda Europa.

Además se reemplazarán los actuales requisitos establecidos por cada país con esto se busca una uniformidad que ya presenta el pago con monedas y billetes, en lo que respecta a España, los pagos automatizados se basan en el Sistema Nacional de Compensación Electrónica (SNCE). Entre los cambios que se dan son nuevos sistemas de pagos como las tarjetas con chip, las domiciliaciones y las transferencias con SEPA.

A partir de este tipo de novedades en el pago, las ventajas que representan para los usuarios es que las persona, física o jurídica, a partir del SEPA podrán lograr unificar sus pagos electrónicos tan sólo una única cuenta.

Desde el BCE han anunciado establecer dos fechas para su adaptación, por lo que todas las entidades de crédito tendrán que operar bajo transferencias SEPA a fines de 2012, los adeudos SEPA tendrán que utilizarse de forma generalizada hacia fines meses de 2013. En tanto que, la migración de las tarjetas ya se ha cumplido casi con el objetivo a nivel europeo.

Por el lado de las entidades de crédito de España, solamente han incorporado el chip a la mitad de las 74 millones de tarjetas que tienen en circulación a la vez que se adaptaron tos los cajeros y terminales punto de venta (TPV). El nuevo estándar Europay Mastercard y Visa (EMV) aporta una notoria mejoría en seguridad en compras permitiendo validar las compras con tarjetas a través del tecleado del pin.

Un extranjero que posea una vivienda en España tendrá la facilidad de tramitar el pago del IBI al ayuntamiento e incluso el recibo de la luz a través de su cuenta en su país por lo que no deberá de abrir una cuenta en dónde tenga la vivienda, así como cualquier empresa nacional que cuente con negocios en Alemania u otro país podrá abonarle a sus proveedores desde su caja española, y no requerirá de una apertura de cuentas en los dos países para tramitar el pago.

Mientras que, las transferencias SEPA se encuentran presentes desde hace 2 años, aunque a fines de Agosto, solamente el 9,3% de las operaciones fueron bajo este sistema demostrando su baja aceptación. Otro ejemplo es que por debajo del 1% de las domiciliaciones europeas utilizan el estándar regional que rige actualmente.

En este tipo de sistema para la tramitación de una orden los usuarios tienen que señalar a su correspondiente entidad un número internacional de cuenta bancaria (IBAN), en inglés en reemplazo del código de cuenta cliente (CCC).

Imagen: CAM

Publicidad