Publicidad
Publicidad
Publicidad

El alquiler social, ¿Es una verdadera solución?

Dados los malos momentos que muchas familias están sufriendo desde que comenzará la crisis y estallará la burbuja inmobiliaria, conocer medidas, aunque no sean suficientes, como la puesta en marcha del alquiler social, son bien acogidas. Sin embargo, es necesario saber hasta qué punto esta medida va a llegar hasta los que lo necesitan o si la misma podrá solventar la situación en la que se encuentran. Será a partir del primer trimestre de 2013 cuando se ponga en marcha.

Requisitos para acceder al alquiler social

  • Para empezar sólo podrán optar al Fondo Social de Vivienda, aquellas familias que hayan sido desahuciadas después del uno de enero de 2008.
  • Para poder acceder, los beneficiarios deben poseer unos ingresos familiares que no superen en tres veces el IPREM, es decir, no superar los 19.000 euros o que se encuentren en situación del vulnerabilidad social.
  •  Los beneficiarios no pueden tener una vivienda en propiedad.

En qué condiciones se dará ese alquiler social

Las familias que puedan beneficiarse del mismo deberán pagar una renta mensual que oscilará entre los 150 euros y los 400, no pudiendo superar el 30% de la renta que obtenga la unidad familiar.Podrán permanecer en esta situación durante dos años, prorrogable por otro año más.

¿En qué consiste el Fondo Social de Vivienda?

Es un fondo constituido con un total de 6.000 viviendas que aportarán los bancos, que no hayan aportado a la Sareb, es decir, al banco malo formado por los activos inmobiliarios de las distintas entidades bancarias. Para saber más sobre el denominado banco malo le recomendamos leer: Sareb.

El precio del alquiler estará comprendido entre 150 y 400 euros mensuales con un máximo del 30% de la renta total neta de la unidad familiar y el contrato tendrá una duración inicial de dos años prorrogable por uno más, salvo que la familia deje de cumplir alguno de los criterios estipulados.

Lo cierto es que esta medida no es suficiente, pues en primer lugar son solo 6.000 viviendas las que constituyen el Fondo, solo cubre a las personas desahuciadas a partir de 2008, y por tanto, no solucionará el problema real de los desahuciados y la  gente incapaz de pagar un techo que hay en estos momentos.

Lo que si hay que reconocer, es que es una iniciativa interesante, así como un impulso a que se fomente la modalidad de alquiler en nuestro país, y no sólo desde el ámbito público sino también en el privado, como ocurre en el resto de países europeos.

Si estas pensando en alquilar, en el siguiente artículo te damos una serie de consejos claves para saber negociarlo.

Publicidad